¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

OrgulloLGBTTTIQ+

Drags cuentacuentos, protesta contra la homofobia

Luz Rangel

El proyecto Drag Queen Story Hour llegó a México y, en medio de la polémica y el rechazo de grupos conservadores, las artistas seguirán compartiendo la literatura con los niños para fomentar valores como la tolerancia, el respeto y la libertad


Jun 7, 2019
Lectura 7 min
portada post

Pelucas, tacones, faldas, vestidos y maquillaje llaman la atención de un grupo de niños en el cruce de las calles Morelos y Zaragoza, en Monterrey. Responden que sí a la pregunta ¿quieren que les contemos un cuento?

Es una protesta y una demostración al público. Los papás también se acercan a escuchar la lectura y quedan igual de satisfechos que los menores por el tiempo de recreación y convivencia.

Lori Lu es el altér ego drag queen de Gloria Sotelo. La mujer de 22 años trajo de EU a México el proyecto de Michelle Tea, llamado Drag Queen Story Hour. Por lo regular son hombres los que se disfrazan de mujeres exagerando los estereotipos de este género, pero ella va contracorriente desde hace un año. El arte drag le ha ayudado a vencer el pánico escénico.

“Viajé a Nueva York para participar en el concurso Drag Wars en enero, vi este proyecto, me gustó mucho y decidí que quería traerlo para acá”, platica en entrevista con Reporte Índigo.

El 6 de abril fue la primera sesión en Casa Naranjos, del Tecnológico de Monterrey. Turbulence Drag Queen fue la invitada de honor. “La actividad consiste en leerles un libro y enseñarles un valor y después se hace una manualidad o un show infantil. Todos los libros los elegimos y leemos antes”, explica.

Lori Lu es cantante desde los cinco años, asiste a la Facultad de Música de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y trabaja como niñera.

Hasta el 18 de mayo, Día Internacional contra la Homofobia, Lesbofobia, Bifobia y Transfobia, Drag Queen Story Hour contó con el apoyo del Tec de Monterrey. El grupo conservador Familias Fuertes Unidas por Nuevo León interpuso una denuncia por el delito de corrupción de menores en el Centro de Justicia Familiar y el diputado Juan Carlos Leal Segovia presentó al Congreso local una iniciativa para prohibir la incitación a menores para que participen en eventos que promuevan temas de identidad de género y orientación sexual.

“En México hay muchos crímenes de odio y las amenazas que nos hacen son alarmantes. Quisieron intimidarme a mí y a mis compañeros del Tec. No voy a negarlo, sí me dio miedo, pero tengo apoyo de mi familia y amigos”, revela.

Lori Lu buscó a Regias del Drag, una agrupación que organiza competencias en este arte, y así la productora, Bree Drag, y Mista Boo, Eia Noel y María Bonita, las primeras tres reinas que fueron coronadas, llegaron a una de las calles peatonales más transitadas de Nuevo León

Mista Boo, la bruja que encantó a los niños

La vestimenta y botas negras contrastaban con la pulsera de arcoiris que Mista Boo, una bruja que tiene más de 500 años, portaba.

Conoce a Lori Lu desde hace casi un año por una competencia drag, pero rechazó participar en las primeras sesiones de Drag Queen Story Hour Monterrey por el temor de que su personaje no le agradara a los infantes.

Realiza shows de terror. Desde que se empieza a arreglar comienza su performance y al salir de casa ya se transforma por completo. Su lado oscuro la protege contra los insultos que pueda recibir.

“Cuando me invitaron hace tiempo, porque tenían el apoyo del Tec, yo había dicho que no, porque pensaba que los niños iban a reaccionar de una manera negativa. Les encantó, se asustaban, pero tenían la curiosidad de acercarse para saber si era malvada”, dice.

Después de la denuncia que no procedió y la iniciativa propuesta en el órgano Legislativo de Nuevo León, consideró que era necesario visibilizar su causa.

“Empecé a ser drag por el activismo, entonces, todo esto me está dando mucha vida a mí y a mucha gente. Soy fotógrafo, muralista, pintor y hago performance. Al tomar la oportunidad para entrar a Regias del Drag, conjugo todas estas disciplinas”, menciona.

Al principio, los niños estaban escondidos detrás de sus papás y poco a poco fueron acercándose. Mista Boo también se valió de su habilidad como profesor para hacer la lectura.

“Nosotros somos los que estamos contaminados del pensamiento. Los niños en realidad no están viendo a un hombre o una mujer, ven un personaje”, opina.

Descarta cualquier tipo de adoctrinamiento o corrupción de menores y sostiene que lo único que trataron de enseñar fueron valores como la tolerancia, el respeto y la libertad.

“Sé lo que puedo decirles y lo que no, lo que ellos conocen según la edad que tienen y lo que han aprendido. Yo veía caras felices de los papás, porque sus hijos lo estaban. Les doy las gracias por el apoyo”, dice.

Mista Boo propuso que Drag Queen Story Hour se llevara a cabo en más lugares de Monterrey. Así, este sábado 8 de junio se presentará Job Star, a las 19:00 horas, en Ámbar Galería.

La primera edición del evento cultural en la Ciudad de México será el sábado 6 de julio en el foro Somos Voces

Fedrah y la aceptación de papás e hijos

Los guantes con pedrería y las pestañas anaranjadas que combinan con su ropa resaltan en Fedrah. El arte drag llegó a su vida desde hace tres años, cuando fue a documentar Regias del Drag y conoció a Mista Boo, pero no fue hasta hace un año que lo puso en práctica.

“Drag Queen Story Hour fue algo fuera de lo que se acostumbra a hacer en este arte. Para empezar, salir a las calles a la luz del sol, con maquillaje. De cierta manera tiene que ver con la infancia por la fantasía”, expresa.

Y agrega que “el hecho de que fuera como drag y que los padres de familia y los niños me aceptaran estuvo muy bonito. Cuando tomas la calle le das al público el derecho de decidir si quiere acercarse o no. Entonces, el que los papás estuvieran ahí es también parte del involucramiento familiar”.

Lori, a quien conoció en una competencia drag, le hizo la invitación al proyecto, pero no oficializaron nada hasta ese día, cuando decidió salir para ejercer sus derechos.

“El proyecto ya venía de EU, no lo creamos, pero compartimos sus ideas. Se unieron muchas cosas porque una drag queen está dentro de su personaje y el que se pueda integrar a una dinámica con niños para fomentar la lectura y los valores es muy bonito”, comenta.

Fedrah reconoce el derecho de cualquier ciudadano de denunciar algo que no le parece pero invita a no juzgar sin conocer. Formar parte de Drag Queen Story Hour también es informarse.

“A las personas que denunciaron, quisiera saber si realmente alguno estuvo en esos momentos. Es Nuevo León, es Monterrey, somos los rancheros, los regios, los machotes y es el riesgo al que nos enfrentamos quienes somos parte de este proyecto. Y por eso, no lo voy a dejar de hacer mientras pueda”, argumenta.

Comentarios