Este 25 de julio, se conmemora el Día Internacional de la mujer afrolatina, afrocaribeña y de la diáspora con el objetivo de visibilizar a la mujer afrodescendiente y reivindicar sus derechos.

El día se acuñó desde 1992, cada 25 de julio, tras una semana de trabajos en República Dominicana donde por primera vez se reunieron 250 mujeres negras de Latinoamérica.

En el marco del Decenio Internacional de las Personas Afrodescendientes, declarado por las Naciones Unidas, se promueve la erradicación de todas estas injusticias sociales heredadas y luchar contra los prejuicios y la discriminación racial, promoviendo y protegiendo los derechos humanos de todos y todas.

Por lo que este día es para rendir homenaje a todas aquellas mujeres afrodescendientes que han destacado en Centroamérica, contribuyendo desde sus ámbitos personales y laborales a forjar sociedades más justas y equitativas, generando cambios y luchando contra la violencia, el sexismo y la exclusión.

Lee: La comunidad de afrodescendientes frente a la autoridad

De acuerdo con la Unesco, en pleno siglo XXI, aún persisten múltiples formas de discriminación contra las niñas y mujeres afrodescendientes, por lo que el organismo hizo un llamado para acabar contra la violencia racial y la exclusión hacia la mujer afrodescendiente, combatir la intolerancia y los estereotipos.

“Reconocemos que las poblaciones más vulnerables aún ven irrespetados sus derechos más elementales a la salud, educación, trabajo y vivienda digna. Promovemos la participación de las mujeres afrodescendientes en la vida pública y en la toma de decisiones dentro de sus comunidades y naciones, como una forma de incorporar en todos los espacios y agendas políticas aquellos elementos que permitan hacer frente a toda forma de discriminación”, señala la Unesco en un comunicado.

Movimiento afrodescendiente en México

En México, el movimiento de las mujeres afrodescendientes cobró un mayor protagonismo a partir de 2015 cuando en la Encuesta Intercensal de Población, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) se reveló que se desconocía cuántas personas negras había en el país.

Tras la polémica, las autoridades de México realizaron el primer censo nacional de población en el que se incluyó el dato desagregado de personas afromexicanas o afrodescendientes, en 2020.

Sin embargo, aún falta mucho por hacer ya que en México, una persona negra es vista como extranjera debido a que en la historia oficial no se reconoce lo importante de su presencia.