La compañía de cabaret Las Reinas Chulas ha sido, desde el arte y el activismo, de las más críticas de los gobiernos mexicanos, en sus diferentes niveles. A través de la parodia han señalado los errores de personajes como Hugo López-Gattel, Enrique Peña Nieto, Angélica Rivera o Jesucristo; sin embargo, ahora una de sus integrantes se lanza como candidata a diputada plurinominal por el partido Morena en el Congreso de la Ciudad de México.

Ana Francis López Bayghen Patiño, mejor conocida como Ana Francis Mor, comenta que decidió aceptar la candidatura, porque le pareció que era el momento preciso para poder estar dentro y hacer cosas.

“A lo mejor me equivoque, probablemente me pase de inocente, no te creas que no lo he pensado, pero nunca antes había sido así, nunca antes había visto que fuera posible trabajar desde dentro, y un poco también como que me cayó una especie de 20 sobre que este contrato social es para toda la vida, que no te puedes divorciar”, explica la actriz.

En ese sentido, Mor es consciente de que tanto el país como la Ciudad le han dado mucho, al igual que el feminismo, por lo que considera que ha llegado el tiempo de corresponderles.

La candidatura, dice, la aceptó sin condiciones, porque durante el proceso no se encontró con nada raro. Nunca le pidieron algo extraño, como hacer transas o cosas ilegales.

Por el periodo electoral, la también escritora se encuentra fuera de los escenarios, además de que sus compañeras se suben a hablar y reírse de las campañas políticas y ella, reconoce, no tiene la manera de hacerlo de forma objetiva; por lo que dijo: “para qué, si tengo mi corazón del lado izquierdo y con un partido”.

En forma de burla, Ana Francis comenta que con la apertura de Bar El Vicio está entrenándose en el servicio público, porque le toca servir la comida, ya que lo abrieron como en sus inicios, atendiéndolo ellas mismas.

“La conversación con mis compañeras ha sido de vamos viendo conforme vaya ocurriendo el escenario, después del 6, 7, 8 y 9 junio, que esto ya sea un hecho, veremos qué sigue, no tengo la intención de tener un doble trabajo, porque quiero tener vida y además estoy criando a dos hijos. No me parece decente”, asegura.

Sin embargo, si de pronto hay una función que se vendió en algún lado y hace falta alguien, comenta que irá, pero puede, sin problemas, ponerle una pausa a su carrera artística por algunos años.


La candidata considera que serán las votaciones de medio término más masivas de la historia

“Así le hemos hecho, solo que la gente no se ha dado cuenta. Nosotras mismas hemos hecho pausas de medio año, de un año, porque me voy a una beca, porque te vas, porque necesitas descansar o hacer algunas otras cosas; no es raro, la relación de Las Reinas Chulas es abierta”, indica.

Lo sucio de la política

Aunque desde muy joven, recuerda Ana Francis Mor, tenía el anhelo de participar en la política mexicana no quería sentirse utilizada para cosas en las que no estuviera de acuerdo; ahora, dice, es ese momento, en donde posee la suficiente solvencia como para no ser usada.

La candidata de Morena sabe que la política no está siendo el ejercicio más limpio, por lo que tuvo miedo de aceptar el formar parte de estas elecciones, pero su familia la motivó a seguir adelante.

“Fíjate que ese era mi miedo, salir manchada, fue de las cosas que más pensé hasta que mi esposa me hizo acordarme que hace 25 años cuando tu decías cabaret, era la palabra más sucia de las artes escénicas y gracias al montón de trabajo constante, y sobre todo a un asunto de creencia absoluta y convicción, el cabaret ahora sí está posicionado como una de las artes escénicas más emblemáticas de este país y tiene muy buen prestigio”, explica.

Por lo que está convencida de que ese será uno de sus trabajos: formar parte de las hordas de personas que están tratando de dignificar el trabajo de lo político.

“Cuando les platiqué de la candidatura a mis hijos lo primero que me dijo uno de ellos fue ‘¿voy a tener guaruras’ y dije ‘chale con la idea que tiene de la política’. Luego lo fui a dejar con uno de sus primos a un evento y veníamos en silencio escuchando las noticas sobre que un candidato había sido asesinado y el pobrecito dijo ‘ya ves por qué sí necesitamos guaruras’”, comparte Ana Francis.

Esta anécdota, platica, refleja las dos ideas que se tienen en México de la política; por un lado, la de que es un lugar donde se puede payasear y presumir que se tiene guaruras y, por el otro, la de que es peligroso, hay mucha inseguridad y te pueden matar.

“La política es la práctica de lo posible, tiene que ser el sueño de lo posible, y entre más pior está nuestra educación política, menos personas decentes le van a querer entrar y por lo tanto menos gobiernos decentes vamos a tener. ¿A qué me refiero con decente? A que básicamente no roben y se ocupen del bien común”, argumenta.


“En Morena veo al grupo de mujeres feministas que están bien potentes y pesadas, veo una izquierda joven que le apuesta a otras lógicas, más ecología y menos machismo. Claro que veo errores de la vieja guardia, horrores de las viejas costumbres, no olvidemos que en este país se hacía política a la priista, no había de otra, pero se han ido transformando las cosas, pero como decía Jesusa Rodríguez en uno de sus espectáculos ‘no olvidemos al pequeño priista que todos llevamos dentro’”

Ana Francis Mor

Candidata de Morena

La línea de trabajo de Ana Francis Mor

Al ser una candidatura plurinominal, Ana Francis López Bayghen Patiño ya tiene ganado un escaño en el Congreso de la Ciudad de México; sin embargo, asegura que está haciendo un ejercicio de paciencia y aguantándose la ansiedad, esperando a que pasen las elecciones para formar su equipo de trabajo.

Una vez dentro del Congreso tiene varias posibilidades para emprender un plan de trabajo, dependiendo de cómo se configure.

“Digamos que soy experta en cuatro terrenos: en el activismo feminista; en el activismo LGBTI; en todo lo que tiene que ver con derechos culturales, no solo porque soy artista, sino porque en los últimos años me he dedicado más a mi activismo, y en derechos humanos en general. Entonces, en cualquiera de esas cuatro áreas en donde sea estratégicamente mejor, será donde me voy a concentrar”, comparte.

Por ejemplo, dice, que si gana Renata Turrent, quien es candidata por la alcaldía Benito Juárez y una feminista tremendísima a la cual respeta mucho, le parece que el liderazgo tendría que estar de su parte y en ese sentido Mor la seguiría.

“Pero si Renata no queda, ahí tenemos que ver cómo estará el equilibrio, porque la Ciudad de México es una ciudad feminista y eso no puede irse para atrás; las idas para atrás siempre están a la vuelta de la esquina”, afirma la candidata.

Ana Francis confiesa que no está afiliada a Morena, ya que su candidatura viene de la sociedad civil, porque si algo ha aprendido con el tiempo es que los partidos van y vienen, como el PRD que fue muchos años un partido en el que creyó, con el que trabajó y le fue muy bien, pero que perdió su visión.


Ana Francis López Bayghen es egresada del Foro Teatro-Contemporáneo de la carrera de Actuación y de la Licenciatura en Teatro por la UDG

“Los partidos van y vienen, entonces, Morena tiene que poner sus barbas a remojar en el sentido de que debe mirarse en el espejo del PRD, de no ir hacia la corrupción, hacia lo gansteril, que fue en lo que se convirtió el PRD y que fue una pena”, asegura.

¿Un partido feminista?

La candidatura de Ana Francis Mor viene impulsada por grupos feministas, por lo que sabe que el caso de Félix Salgado Macedonio ha sido una “narrativa muy embarradora”.

“Violadores y acosadores hay en todas las familias, solo que nos hacemos bien güeyes, así como hay en nuestras familias hay en la política nacional y tenemos que enfrentarlo de esa manera, tenemos que ponernos frente al espejo y decir ‘la violación y el abuso están en nuestras familias, están en nuestros entornos y tenemos que entrarle’, y pues sí, están en nuestros partidos”, dice.

Mor asegura que no defiende a Salgado Macedonio, “Diosito la libre”, pero considera que la rasgada de vestiduras tiene que empezar con un proceso de autoconocimiento y como dijo alguna vez Lydia Cacho “México tiene una guerra contra sus mujeres”. “Todos somos México, entonces, es momento de asumir esa responsabilidad”, opina la candidata.

También puedes leer: ‘El cabaret se vuelve algo adictivo’ con Las Reinas Chulas