Son tiempos de cambio. Las tramas de las películas de hoy ya denuncian muchos de los comportamientos que por muchos años fueron considerados normales y, por ende, tolerados. Promising young woman (Hermosa venganza), de la cineasta Emerald Fennell, es uno de esos largometrajes que ya marca la época en que vivimos.

De acuerdo con Fennell, su intención con este largometraje era atacar directamente el hecho de que algunos hombres, si no es que una gran parte, se aprovecharían de una mujer borracha para violarla sexualmente.

La cineasta argumentó que, en general, hemos crecido con la idea de que emborrachar a una chica para ‘seducirla’, entre muchas comillas, es algo normal y parte de las relaciones cotidianas.

“Llevaba tiempo pensando en ello y, de repente, me vino a la mente la escena de una chica borracha en una cama, diciéndole ‘¿Qué estás haciendo?’ al hombre que la está desvistiendo. Entonces, se incorpora y repite, sobria: ‘¿Qué estás haciendo?’. A partir de esa idea, la película fue tomando forma”, expresó.

Mientras tanto, la protagonista del filme, la actriz Carey Mulligan, congenió con el personaje de Cassie y dijo que era el mejor que había leído después de haber interpretado algunos como el papel secundario de Kitty Bennet en Orgullo y prejuicio así como su participación El gran Gatsby y An Education.

¿DE QUÉ VA?:

Cassie tenía un brillante futuro por delante, hasta que un acontecimiento inesperado truncó su carrera. Nada en su vida es lo que parece: es inteligente, audaz y vive una doble vida de noche. Ahora tiene la oportunidad de enmendar su pasado.

LO BUENO: DENUNCIA, COMEDIA Y ELEGANCIA

Promising young woman es una película sobre la venganza, el dolor, la denuncia, el acoso, la valentía y más que eso. Aunque en términos simples se podría reducir a la cinta a eso, lo cierto es que por la elegancia y técnica con que está filmada sobre pasa por mucho a cualquier crítica.

La obra de Emerald Fennell no es una cinta mediocre. Tampoco tiene un mensaje forzado. Y pareciera, por la historia que aborda, que no busca ganarse la simpatía de todo el público.

De hecho, no es casualidad que la directora utilizara a los actores Adam Brody, Sam Richardson y Christopher Mintz-Plasse para interpretar a los potenciales violadores. Los artistas son bien conocidos en su medio por tomar papeles, generalmente, agradables. Situación que no se produce en esta cinta.

“Si vas a hacer una película sobre buenas personas haciendo malas cosas, (quieres gente) en la que confíes de forma instantánea. Nos agradan, Sam Richardson, Adam Brody, Son personas por las que todos tenemos cariño y son completamente material para ser un crush”, explica Fennell.

“Ayuda a que la audiencia sea un poco cómplice también, porque esta es una película sobre las lealtades de las personas y qué tan complicadas las cosas pueden ser cuando eso sucede en un grupo de amigos… le sucede a una chica que quizá es una amante de las fiestas, y el tipo involucrado es quizá un tipo muy amable. Es donde la conversación se complica. No estaba interesada en hacer una cinta sobre hombres venenosos y víctimas inocentes. Era sobre personas reales que… quizás participaron en algo que ciertamente, cuando yo estaba creciendo, era muy normal”.

Se trata de una película honesta, directa y fuerte. Es como un golpe a la nariz que te deja noqueado y desorientado por un buen rato. Pero no cualquier impacto, sino uno que, por la forma en que fue ejecutado, es elegante.

En Promising young woman conocemos a Cassie, una joven que dejó a un lado su carrera como médica para buscar venganza tras la violación de su mejor amiga. El sentido de su vida, ahora, es ir de bar en bar y hacerse pasar por una borracha y vulnerable mujer. Hasta que nada es lo que parece.

Así, con esta trama, Emerald Fennell no suelta toda la historia de un golpe. A través de capítulos apilados con sus respectivas implicaciones emocionales nos presenta una historia que conforme va avanzando va incrementando su fuerza también.

De ese modo es que la denuncia contra el machismo de la sociedad así como la venganza de Cassie están cobijados bajo una estela de elegancia. La fotografía y el score, por ejemplo, vienen a reafirmar esta idea.

Además, Emerald Fennell utiliza la comedia negra y el thriller para narrar esta historia de venganza, lo que concuerda de buena manera y en ningún momento se siente ofensivo para los personajes.

LO MALO: NADA

*Recomendación: 5 estrellas de 5. La película que debería ganar el Oscar

*Plataformas: Estreno en cines