Una película poco conocida por no decir casi inexistente para la mayoría de las personas. Se trata de Gags the clown, una cinta de terror que en la publicidad se vendió como basada en hechos reales, pero que la crítica está destrozando.

¿DE QUÉ VA?

Gags es un hombre que se viste de payaso y persigue a las personas acompañado de un puñado de globos de color negro. La historia muestra un cruce de historias en las que Gags consigue asesinar a varias personas.

LO BUENO: NADA…

Ni siquiera porque la publicidad pintaba a Gags como un payaso que en realidad había asesinado personas o al menos las había acechado, la cinta termina por ser un completo bodrio.

LO MALO: LA ESTAFA

El formato que el novato director, Adam Krause, utilizó para su primer largometraje es el nada menos que despreciado found footage (metraje encontrado). Se trata del género que a manera de falso documental trata de hacer pasar una historia falsa como real.

De hecho, de las primeras películas que utilizaron este formato está La bruja de Blair (Eduardo Sánchez, 1999), que logró triunfar al controlar de una manera muy realista el tema de grabar cámara en mano.

En Gags the clown sucede lo mismo. Veremos que la cinta se desarrolla cámara en mano, como si se estuviese transmitiendo en vivo o como si los protagonistas estuviesen grabando con su celular.

Lamentablemente, aquí, como en la mayoría de filmes de este tipo, termina por ser tedioso, insoportable y aburrido. A los cinco o diez minutos terminarás con la fórmula perfecta para tu insomnio.

Lo anterior resulta en que si bien Gags tiene un aspecto terrorífico, al momento de desarrollarse la trama termina en ser una grabación larguísima del payaso apareciendo en distintos puntos de la ciudad.

No hay sustos ni terror. Todo es predecible. Nunca vemos a Gags como una amenaza sino como un tipo que seguramente sólo quería un poco de atención vistiéndose de payaso.

De hecho, más que asustar, Gags parece un tipo inofensivo que podrías pensar que sólo está ahí, parado, para pedir dinero o a lo mejor está realizando algún performance.

Esta basura sólo es superada por las actuaciones de quienes participan ahí. Estoy casi seguro que no son actores profesionales y ni siquiera se han de dedicar a eso. Parece como si les hubiesen pagado dinero a personas equis para aparecer en la cinta.

Todo en conjunto es el gran ácido que dañará tus ojos, ya que está hilado por un ritmo apabullante que resulta ser una verdadera tortura, una experiencia desagradable y una pérdida de tiempo real.

RECOMENDACIÓN 0 ESTRELLAS DE 5 (ÁCIDO PARA TUS OJOS)

Y tú, ¿ya la viste? ¿qué te pareció? Leo tus respuestas en la caja de comentarios.

Lee: Crítica Parasite; adiós a Guasón y hola a la mejor película de este año