Este domingo 3 de marzo, a las 2 de la madrugada, todas las personas en México deberán adelantar sus relojes una hora, por el horario de verano, lo cual puede llegar a afectar nuestro organismo.

Lo anterior, debido a que es más complicado adaptarse a los cambios cuando el cuerpo siente que “ha perdido” una hora que cuando la gana, tal como sucede con este horario, explica la revista Muy Interesante.

De esta forma, luego del cambio es posible que sientas cansancio, mucho sueño, desorientación, aturdimiento, falta de energía, mala concentración y hasta dificultad para conciliar el sueño, debido a que hay un desajuste entre nuestro reloj biológico con la hora real.

A pesar de ello, no debes preocuparte, ya que los efectos no suelen durar mucho, pues el organismo tarda en adaptarse de 3 días a una semana, según con Raúl Aguilar Roblero, investigador del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM.

Conoce más: Estos son los países en los que no existe le horario de verano… ¿Se unirá México próximamente?

Sin embargo, hay algunas cosas que puedes hacer para lograr adaptarte mucho más rápido y no sufrir por mucho tiempo el jet-lag provocado por el cambio del horario. Te damos algunos consejos.

¿Cómo adaptarse al horario de verano?

Una de las principales cosas que puedes hacer para evitar los desajustes es intentar dormir ocho horas seguidas, así como ir a la cama y despertar a la misma hora que todos los días.

También es importante evitar las siestas vespertinas para poder dormir con tranquilidad y tener un sueño reparador durante las noches. En caso de que se quiera tomar una siesta, es importante que no pasen de los 20 minutos, explica la Sociedad Española de Neurología (SEN).

La alimentación también influirá, ya que evitar ingerir café, té o alguna otra sustancia estimulante como el alcohol e incluso fumar después de las 6 de la tarde, puede afectar el sueño. Además, es aconsejable realizar cenas ligeras dos horas antes de ir a la cama.

Salir al aire libre también puede ayudarte a una mejor adaptación, ya que la exposición al sol puede aliviar la sensación de cansancio en el día, explica la revista Muy Interesante.

Finalmente, para conciliar mejor el sueño y evitar el cansancio es importante evitar tener celulares, tablets, computadoras o televisores en la habitación, pues este debe ser un espacio tranquilo.