Hace dos días, un usuario publicó en Twitter una fotografía de un portón negro con un letrero amarillo que dice “Se renta”, la noticia rápidamente se hizo viral y obtuvo miles de comentarios. La razón: en la ubicación se encontraba el club nocturno Patrick Miller.

En el número 17 de la calle Mérida, entre Puebla y Avenida Chapultepec, Ciudad de México se encontraba el letrero.

El emblemático lugar ocupa un espacio en el corazón de muchos capitalinos, pues al ritmo de la música electrónica se vivieron largas noches de fiesta en esta discoteca.

Antes del COVID-19, en esta singular discoteca de la colonia Roma confluían toda clase de personas.

Te recomendamos: Se cierra el telón de la Fórmula Uno

Este antro no era un lugar para los tímidos y los cautelosos, el espacio era un referente de la diversidad al ritmo de música disco de los años 80´s y la High-Energy (Hi-NRG).

Hasta el último día, las noches de fiesta en el Patrick Miller estuvieron cargadas de incesantes duelos de baile.

El centro nocturno obtuvo su nombre durante 1985, cuando el DJ Roberto Devesa comenzó a llenar las noches con música electrónica.

Roberto Devesa es el nombre del DJ que promovió el Sonido Meteoro en 1983 bajo el pseudónimo de Patrick Miller.

Desde su paso por la calle Filomeno Mata, hasta su última ubicación en el número 17 de la calle Mérida de la colonia Roma Norte, el Patrick albergó a miles de amantes del Hi-NRG, Techno, Italo Disco y otros derivados de la electrónica.

Más de una generación bailó sobre la pista de baile del Patrick, un lugar que ofrecía sus servicios indiscriminadamente a cualquiera que buscase pasar unas horas inolvidables.

¿Pero realmente cerró el Patrick Miller?

Tras el anuncio, usuarios expresaron su tristeza por el posible cierre definitivo del sitio.

“No quiero ponerlos tristes, pero el Patrick Miller ya está en renta”, escribió en su tuit el joven usuario.

Aunque en su página oficial de Facebook no se ha realizado un pronunciamiento al respecto, usuarios especularon que la administración del sitio decidió rentar el local debido al impacto económico causado por la pandemia de COVID-19.

Sin embargo, un diario de circulación nacional indicó que los dueños del lugar solo decidieron rentar el estacionamiento y no la discoteca, aunque esta información no ha sido confirmada.

A diferencia de otros antros, el Patrick no fue transformado como restaurante para poder seguir abriendo de acuerdo con las medidas sanitarias contra la COVID-19.

Lee: Una noche HI-NRG