¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
doPlay

Felices 60 querida Filmoteca

Celebrarán 60 años de historia en Filmoteca de la UNAM

Hidalgo Neira

El 8 de julio de 1960 se inauguró oficialmente la Filmoteca de la UNAM, desde entonces este recinto cultural se ha dedicado a la preservación, restauración y resguardo del séptimo arte nacional y de otras latitudes; debido al confinamiento actual, la dependencia universitaria festejará a la distancia su aniversario


Jul 8, 2020

A pasos de la estación del Metro Universidad, después de la Dirección General de Servicios Administrativos y enfrente de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, se encuentra la Filmoteca de la UNAM, un inmueble repleto de imágenes en movimiento que representan la historia de casi tres siglos en conjunto, ya que preserva películas mudas, sonoras y a color, desde finales del siglo XIX, hasta pleno siglo XXI.

En la bóveda aclimatada predomina un olor inconfundible en el ambiente, parecido al que existe en los centros de revelado; son aromas químicos que anuncian la presencia de un formato ahora en desuso, pero que es necesario para el séptimo arte: el celuloide.

En dicho escenario, Hugo Villa Smythe, director general de la Filmoteca, conversa con Reporte Índigo acerca de la celebración por los 60 años de existencia de este recinto cultural, que a causa de la crisis sanitaria se mantiene con las puertas cerradas hasta nuevo aviso.

La Filmoteca la fundaron con dos copias, Raíces (1953) y Torero (1956), películas además legendarias de la historia del cine nacional

- Hugo Villa

Director General de la Filmoteca

“Trabajó durante muchos años como un archivo de servicio para los cineclubes que había en la Universidad y poco a poco se fue convirtiendo en lo que primero fue el germen, de lo que es hoy la Escuela Nacional de Artes Cinematográficas y, por supuesto, de esta filmoteca y archivo fílmico, que ya es el más longevo de México, además del más grande”, dice Villa.

Serán precisamente esas dos producciones las que hoy inaugurarán un ciclo virtual especial; sin embargo, por las condiciones de la crisis sanitaria, diversas actividades quedaron en pausa, como, por ejemplo, un taller que celebraría el 250 aniversario del natalicio de Beethoven, una exposición en tributo al cineasta Federico Fellini por el centenario de su nacimiento y un ciclo titulado “Vindictas 60”, para rescatar películas que cuestionan el machismo en mujeres de la tercera edad, entre otras.

Conociendo el archivo de la Filmoteca de la UNAM

El inmueble universitario cuenta con 450 mil rollos en su acervo, lo que equivale a 50 mil títulos, aproximadamente.

El material de acetato, que necesita de una mayor conservación y condiciones de inflamabilidad, se encuentra bajo resguardo en ocho bóvedas al lado de la Filmoteca; el resto, debido a que son latas de nitrato y en caso de incendio podrían volatilizarse inmediatamente, está en siete bóvedas más que se tienen junto a la estación de bomberos.

“Cada bóveda recibe tres mil latas; sin embargo, en las primeras ocho se tienen más o menos unas cinco o seis veces eso. Adicionalmente tenemos muchas cosas relacionadas al cine, un centro de documentación enorme con poquito más de 50 mil volúmenes de revistas, libros especializados, toda clase de curiosidades, fotografías en rodajes, de actores, publicidad, guiones mecanografiados, comentados, empastados y clasificados; es muy interesante ver esa evolución”, agrega Villa Smythe.

Gran parte de estos materiales se encuentran disponibles en línea, ya que con las celebraciones de la Filmoteca se inició la Galería Virtual, donde se divulgan en 3D exposiciones permanentes, además de proyectos de restauración que están libres para consulta para cualquier estudiante, académico o público en general.

El inmueble universitario cuenta con 450 mil rollos en su acervo, lo que equivale a 50 mil títulos, aproximadamente

Rescatar, preservar, restaurar y difundir

Al interior de esta dependencia, opera con normalidad el departamento de taller de revisión y restauración bajo la responsabilidad de Jorge Arturo Martínez y el laboratorio cinematográfico a cargo de Francisco Ramírez, todos los rollos que llegan a la Filmoteca pasan primero por estos dos filtros para después llegar al acervo general de la Universidad.

“Lo primero es repararlo y después lo vamos fichando, que es donde lleva toda la información de la película, bueno, si es de ficción, porque también recordemos que la Filmoteca recibe materiales de tomas familiares o inéditos, como de la Revolución Mexicana”, asegura Martínez, sobre un rollo en mal estado.

Dependiendo de la calidad que tenga un rollo, se puede recuperar su estado original en un lapso de una hora, pero si realmente está en pésimas condiciones, tarda hasta dos semanas para su rescate, explica el encargado del taller de revisión y restauración.

Ramírez trabaja de cerca con los nitratos que necesitan duplicarse, él explica que el laboratorio funciona como un hospital de las películas, entonces a través de procesos fotoquímicos se hace una copia en buen estado, por lo que se tiene que sacar fotograma por fotograma.

“La importancia de hacer estas copias nuevas, es porque el nuevo soporte, que es de poliester, puede alcanzar, bien almacenado, 300 años más de vida, eso es fundamental para que podamos conservar materiales tan importantes como los que tenemos, materiales de más de 100 años de vida y que están bajo nuestra custodia”, dice el jefe del laboratorio cinematográfico.

También puedes leer: La película sobre el terror del salvaje oeste sólo para verdaderos cinéfilos

Comentarios