¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

HISTORIA

Por qué una palma terminó como glorieta en una CDMX llena de monumentos

Indigo Staff

Durante el siglo XIX, Maximiliano de Habsburgo mandó construir el Paseo de la Reforma, que originalmente fue llamado “Paseo de la Emperatriz”, en honor a su esposa Carlota.


Feb 9, 2020
Lectura 3 min
portada post

En medio de una ciudad llena de monumentos, una simple palma funciona como glorieta en una de la avenidas más importantes de la Ciudad de México (CDMX), el Paseo de la Reforma.

En el siglo 19, Maximiliano de Habsburgo mandó a construir esta importante avenida, que originalmente fue llamada “Paseo de la Emperatriz”, en honor a su esposa Carlota.

Durante la dictadura de Porfirio Díaz, la influencia europea en México llenó la vía –que entonces corría de la entrada del bosque de Chapultepec a Bucareli– de árboles, camellones, y glorietas donde se alzarían monumentos.

“El Caballito” –estatua del ex rey de España, Carlos IV– fue el primer monumento que se colocó, en el cruce de la Avenida Juárez, Bucareli y Reforma.

Más tarde, la obre de Manuel Tolsá fue removida y colocada en el Museo Nacional de Arte.

Se presume que para los festejos de la independencia de México se colocarían dos monumentos más para conmemorar el primer centenario, en 1910.

Para ello, se construyeron dos glorietas:

En la primera se colocó el Monumento a la Independencia (mejor conocido como el “Ángel de la Independencia”): una columna honoraria con una estatua de la Victoria Alada, realizada por el arquitecto mexicano Antonio Rivas Mercado.

La segunda, se presume que estaría dedicada al cura Miguel Hidalgo y Costilla, pero se decidió plantar una palmera mientras tanto.

Sin embargo, existe otra teoría que argumenta que desde el inició se contempló poner únicamente la palma; aunque esta idea se ha descartado con el tiempo pues se considera que no fue congruente construir una glorieta –en una de las avenidas más importantes de la ciudad– para que sólo albergara una palmera. 

En fin, el tiempo pasó y ésta nunca fue removida.

El algún momento, durante la remodelación del Paseo de la Reforma, en los años 70, se retiró a la Diana Cazadora de la entrada del Bosque de Chapultepec e intentó colocar en la Glorieta de la Palma, pero grupos ecologistas lo impidieron.

También puede leer. EL DÍA QUE LA LIGA DE DECENCIA CENSURÓ (Y ARRUINÓ) A LA ORIGINAL DIANA CAZADORA

Se presume que el espacio que ocupa hoy la palmera se reservaría para alzar otro monumento que conmemorara el bicentenario de la independencia mexicana en el 2010, no obstante, esto nunca paso.

Desde entonces ya han pasado más de 100 años, y al parecer la palmera permanecerá ahí muchos años más.

Incluso, durante la planeación del lugar donde se colocaría el monumento en honor al Bicentenario de la Independencia, la Glorieta de la Palma nunca figuró entre las opciones.

Finalmente, esta construcción honoraria sí fue construida pero se colocó a un costado de la entrada del Bosque de Chapultepec: la Estela de Luz, obra tiznada de corrupción. 

También puedes leer: EL SISMO DEL ÁNGEL: 62 AÑOS DEL TERREMOTO QUE TIRÓ A LA VICTORIA ALADA


Notas relacionadas

Mar 29, 2020
Lectura 3 min

Mar 21, 2020
Lectura 3 min

Mar 15, 2020
Lectura 2 min

Mar 8, 2020
Lectura 5 min

Comentarios