De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), en México hay alrededor 23 millones de mascotas, sin embargo, el 70 por ciento de los perros y gatos se encuentran abandonados, es decir, solamente 5.4 millones viven en un hogar y el resto habita en las calles.

El abandono es un fenómeno que afecta a perros y gatos de todo tipo, no entiende de edades o razas determinadas. El 20 por ciento de los perros y el 11 por ciento de los gatos abandonados son de raza pura, mientras que el resto son mestizos.

Ante estos datos, que lamentablemente van a la alza, Irasema Aguayo Reyes, directora médica del Hospital Veterinario de la Universidad del Valle de México, indica que la esterilización puede traer beneficios para evitar la sobrepoblación, el abandono animal, pero, sobre todo, ayuda a la salud de las mascotas, porque mejora su calidad de vida, su carácter y disminuye la posibilidad de que las hembras contraigan cáncer de mama y los machos cáncer de testículos.

“Si la intervención se realiza en la mañana, en la tarde el paciente puede salir a su casa caminando por sí solo y los cuidados posteriores son muy sencillos de llevar a cabo. 

“Lo que sí es muy importante es acercarse a un médico veterinario para evaluar el estado general de salud de su mascota, hacer estudios preparatorios y realizar la cirugía con el menor riesgo posible”
Irasema Aguayo ReyesMédica veterinaria

Además, indica que se trata de un procedimiento quirúrgico sencillo y de recuperación muy rápida que se recomienda realizar desde que los animales tienen tres meses de edad.

Irasema Aguayo destaca también que esterilizar a las mascotas contribuye a la salud pública, pues se evitan camadas no deseadas y se previene la transmisión de infecciones virales o gastrointestinales, como consecuencia de la materia fecal en las calles.

El procedimiento es recomendado tanto para hembras, como para machos, pues en el caso de las perritas, se evita que pasen por un periodo de celo, lo cual sucede dos o tres veces al año, e, implica, entre otras cosas, que esté lleno de perritos machos afuera de las casas o el tener peleas por dominancia entre los machos cercanos a ellas.

Mientras que en las gatitas el celo es más frecuente, sobre todo, en primavera-verano, pues tienen ciclos más continuos. Este animal puede entrar en celo 10 o 15 días luego de haber tenido una camada.

Aguayo Reyes comenta que hay personas que no deseen esterilizar a sus perritas y recurren a procedimientos hormonales; sin embargo, suministrar hormonas para el reinicio del ciclo, a la larga traerá complicaciones, como cáncer de mama o de útero.

Por otro lado, la castración mejora su carácter, principalmente, en machos, cuando se operan antes de la madurez, es decir, de que cumplan seis meses, pues no desarrollan un carácter dominante y, por lo tanto, no crecen agresivos o con la conducta de territorialidad entre otros machos y son más tranquilos con las personas en general.

Respecto a los cambios físicos derivados de este proceso, la médica veterinaria de la UVM dice que es cierto que su metabolismo se hace más lento; no obstante, tiene solución, el especialista deberá realizar ajustes en la alimentación, que consisten en modificar raciones y no disminuir el ejercicio al que estaban acostumbrados.

“Los beneficios que tenemos en la calidad de vida de los animales cuando son esterilizados son mayores. Hay gente que tiene la idea de cruzarlo una vez, ese es un mito, no es necesario cruzarlo antes de esterilizarlo, no es necesario que tenga una camada para esterilizarlo”, concluye.

También puedes leer: Control Canino y Felino, sin vacunas ni esterilización