Reporte Indigo

JóVENES

Adolescentes, peligro al volante

32
Porcentaje de veces en el que perecen los pasajeros en un accidente fatal

Es muy triste ver, cada fin de semana, la noticia de un trágico accidente automovilístico en el que algún joven falleció. En lo personal, conozco amigos y gente cercana que ha perdido a un hermano, hijo o novio por esta causa.

Personas con un futuro por delante que, de repente, se ve truncado por un error, una mala decisión o descuido.

Las estadísticas muestran que los jóvenes son los protagonistas de la mayoría de los accidentes de tráfico. Según datos de la Fundación para la Seguridad Vial de la Asociación Automovilística estadounidense, los conductores de este grupo de edad chocan casi cuatro veces más seguido que los conductores mayores.

En México, las estadísticas se elevan y los datos del INEGI lo confirman. Jóvenes entre 17 y 25 años encabezan la lista de accidentes de tráfico terrestre.

En el grupo de 18 años, es donde se concentra la mayoría de estos accidentes y sus probabilidades de chocar son 10 veces más altas que las de los demás.

Un nuevo estudio publicado a principios de mayo en Estados Unidos, dice que los conductores adolescentes que viajan con otras personas de su edad, multiplican sus posibilidades de estar involucrados en un accidente fatal. Las probabilidades se incrementan, casi 50 por ciento, cuando un conductor de 16 o 17 años viaja con otro adolescente; eso se multiplica cuando lleva a dos y aumenta cuatro veces, con tres o más pasajeros adolescentes.

“Sabemos que manejar con otros adolescentes es un gran riesgo, pero se puede prevenir”, dice Peter Kissinger, presidente de la Fundación para la Seguridad Vial de la Asociación Automovilística estadounidense.

“Estas estadísticas deberían mandar un mensaje muy claro a los padres de que pueden asegurar a sus hijos adolescentes, inmediatamente, si les prohíben subirse a un carro con otros jóvenes, ya sea manejando o como pasajeros”.

El estudio de la Asociación Automovilística estadounidense (AAA, por sus siglas en inglés), es el más reciente de tres reportes que están cada vez más preocupados por los conductores adolescentes.

Otro de estos estudios afirma que los conductores menores de 24 años, fueron mucho más propensos que los conductores mayores, a enviar y recibir mensajes de texto mientras conducían.

Esta práctica es una de las que más preocupación causa.

En Bélgica, una asociación realizó una campaña para demostrar a los jóvenes que mandar SMS, o estar en el teléfono celular mientras conducen, es algo muy peligroso.

Al realizar su examen para obtener el permiso de conducir, los chicos eran obligados a pasar un test que consistía en enviar un mensaje mientras estaban al volante.

En un video en el que se muestra a algunos jóvenes realizando este test, la mayoría se daba cuenta que era imposible hacer las dos cosas al mismo tiempo. Así que esta campaña podría dar frutos si formara parte del examen de manejo, pues se concientizarían desde antes de salir a las calles.

Salir de la versión móvil