Las redes sociales brindan satisfacción, hacen que los jóvenes pasen casi todo el tiempo pegados a los dispositivos móviles y cuando se separan de los mismos –o se desconectan de Internet–, presentan síntomas parecidos a los de la abstinencia, que se viven cuando la persona es adicta a sustancias como el alcohol y las drogas.

Así lo establecieron expertos de la Elon University, quienes indicaron que algunos usuarios de las plataformas digitales sociales viven el proceso de adicción al igual que como experimentan el abuso a algunas sustancias nocivas para la salud.

Como señaló Alice Marwick, profesora de la Universidad Fordham, “la presencia de una audiencia en una red no sólo permite conexión, alienta conexiones de intimidad y conflicto para provocar reacciones de los demás”. Y en el caso de los jóvenes –y millennials– ese fenómeno está altamente presente.

Y es que todo debe ser con medida, desde el consumo de bebidas alcohólicas hasta el uso de Facebook.

El informe oficial de la Elon University dio a conocer que la Generación Millennial es inconscientemente adicta a los medios sociales y como resultado tienen una “presión social constante para estar conectada con sus conocidos a través del mantenimiento de un vínculo continuo con la tecnología, “su conexión crea nuevos tipos de relaciones entre iguales que son considerablemente diferentes de las generaciones anteriores”.

Por otro lado, científicos de la Universidad de Nueva York revelaron que los usuarios que más tiempo pasan en redes sociales, publicando contenido y al pendiente de los demás (“stalkeando”) tienden a ser más inseguros y a no tener relaciones sólidas fuera de la Red.

Adicción

La nomofobia y la ansiedad por estar conectado todo el tiempo son un ejemplo de síndrome de abstinencia.