¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Muchos somos los que crecimos jugando con Lego; uno de los juguetes favoritos de niños y niñas en todo el mundo que ha trascendido a través de los años, generaciones y modas. Mis respetos a los marketers de esta firma.

¿Tienes identificado en dónde quedaron esos bloques de plástico con los que jugabas de niño?, ¿Los donaste o heredaste?, ¿Están en el baúl de los recuerdos o de plano los desechaste?

Deberíamos de tener claro el destino de este juguete y todo el cuidado en su desecho. Resulta que un estudio de la Universidad de Plymouth (Inglaterra) descubrió que una sola pieza de lego tarda en desintegrarse en el mar entre 130 y mil años. En el proceso estos famosos bloques de plástico se van fragmentando en microplásticos que evidentemente son nocivos para el mar y el medio ambiente.

En esto que platicamos hay muchas responsabilidades. No deberíamos solo caer en la tentación de voltearnos con el fabricante de este juguete a cuestionarle sobre el material con el fabrican sus bloques ¿En dónde están el consumo y el desecho responsable que le toca al consumidor?

Hablando de Lego, vale la pena platicarles de una importante inversión que se da a conocer en temas sustentables. Son más de 400 millones de dólares los que van a estar inyectando a varias acciones en un plazo de 3 años.

Lo inmediato es que a partir de 2021 eliminarán el plástico de un solo uso en todos sus empaques. Esta acción es en respuesta a cartas que recibieron de parte de niños en todo el mundo en las que les solicitaron tomar medidas al respecto. Enhorabuena por haber escuchado y decidido tomar acciones al respecto. Para 2025 se comprometen a que todos sus empaques serán sustentables.

Recordemos que la sustentabilidad se refiere de alguna forma a prácticas que son afines al cuidado del planeta que tenemos en el presente y que heredaremos a las generaciones futuras.

Parte de esta inversión que hará Lego también se destinará al desarrollo de juguetes cuyos materiales y procesos de producción sean más amigables con el medio ambiente y a generar en los niños, a través del juego, un sentido de vida más sustentable.

En tiempos en los que nuestra sociedad, marcas y empresas estamos lidiando con tantos retos y cambios vale la pena resaltar este tipo de esfuerzos de enorme impacto social.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Oct 21, 2020
Lectura 3 min

Columnista Invitado

El IMPI con esteroides

Oliver Galindo Ávila


Oct 21, 2020 Lectura 3 min

Oct 9, 2020
Lectura 2 min

Oct 5, 2020
Lectura 3 min

Columnista Invitado

La nueva ‘guerra fría’ por el control de la vacuna

Fernando Manzanilla Prieto


Oct 5, 2020 Lectura 3 min

Oct 2, 2020
Lectura 3 min

Comentarios