¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión
Índira Kempis

El 14 de mayo de 2019 pasará a la historia como el día en que la lucha de las mujeres por nuestros derechos concretó una “pequeña-gran victoria” que cambiará lo que en este país se asumía como “destino” el nulo o poco involucramiento de nosotras en la vida pública.

Me tocó, por estar en la Comisión de Igualdad de Género, ser de las primeras en discutir y votar el dictamen de una iniciativa que presentó la senadora Kenia López Rabadán el primer día que comenzamos la actual legislatura en el Senado paritario. A su liderazgo se han sumado senadoras de todos los grupos parlamentarios. Alejandra Lagunes, Claudia Anaya, Bertha Caraveo y Martí Batres también contribuyeron en la promoción de la misma. Y, sin duda, la presidenta de la Comisión, Malú Micher, feminista de larga trayectoria en su defensa por nuestros derechos, puso también su parte.

Para mí, nueva en la política y recién versada en temas de género (les he contado cómo es que la política me hizo darme cuenta de la realidad adversa), fue un honor en este momento histórico representar a muchas mujeres en el discurso en tribuna. Principalmente, a una mujer que admiro y que está en mi mismo grupo parlamentario: Patricia Mercado, quien nos demostró con su ejemplo que las jóvenes de este país podemos soñar en ser presidentas.

No se imaginan la felicidad que da ver concretado el esfuerzo colectivo consciente de miles de mujeres de antes, de ahora y las que están en formación para que en una votación se haya definido que los espacios de poder público en los tres Poderes (Legislativo, Ejecutivo y Judicial) se abren en 50 por ciento a la observación del principio de paridad de género que promoverá que en la competencia no sólo estemos presentes, sino que podamos demostrar talento.

Los “techos de cristal” no son un invento. La mayoría en las fotografías, en las reuniones y de los puestos en lo público son hombres. No tendría nada de malo si fueran los más capaces, si no hubieran cerrado la puerta desde tantos siglos a nosotras, si no representaran “clubes de Tobi” de los monopolios de poder, pero la realidad es distinta.

El futuro no es femenino. El presente, es femenino. Esta acción afirmativa, por supuesto, no podrá en sí misma erradicar la violencia, el machismo y la discriminación a las que -con toda evidencia de por medio- estamos expuestas. Pero es el tránsito hacia un futuro donde no tengamos necesidad de esto. Que la cultura rinda y alcance para que se deje de cuestionar nuestras capacidades.

Les transcribo la parte que más me alegró de mi discurso representativo del grupo parlamentario del que soy parte:

“Ni a mi mamá, ni a mis abuelas les escuche decir que algo malo o bueno pasa por ser mujer, pero a mí la política, la administración pública y lo público en este año me enseñó que sí pasa, por eso mismo esta causa que nos congrega a todas, que es nuestra, que no tiene colores, que es una demanda de años, que tenemos antecedentes, que estamos aquí por otras, las de atrás y las que vienen, que estamos saldando una deuda pendiente de una vez por todas”.

De una vez por TODAS que las niñas aspiren a gobernar, administrar, legislar, impartir justicia y jugar fútbol, porque no sólo es para los hombres. Que existan menos obstáculos, que no se deje a la voluntad, la circunstancia o la suerte. Y que así como podríamos imaginar a una presidenta, también podamos imaginar un secretario de Desarrollo Social y entendamos que merecemos equidad. Pero más un futuro en México donde el talento deje de tener como etiqueta, estigma, estereotipo, al género de las personas.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Jun 14, 2019
Lectura 3 min

INDIRAKEMPIS

De percheros urbanos

Indira Kempis


Jun 14, 2019 Lectura 3 min

Jun 7, 2019
Lectura 4 min

INDIRAKEMPIS

¡Nuevo León falta en #paridadentodo!

Indira Kempis


Jun 7, 2019 Lectura 4 min

May 31, 2019
Lectura 3 min

INDIRAKEMPIS

Sin miedo irracional

Indira Kempis


May 31, 2019 Lectura 3 min

May 24, 2019
Lectura 3 min

INDIRAKEMPIS

Crisis, crisis, crisis ambiental

Indira Kempis


May 24, 2019 Lectura 3 min

Comentarios