¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión
Nacional
Celuloide

Su voz es un sello inigualable, reconocida mundialmente por evocar calma y fungir como narración en múltiples documentales, películas y series de televisión.

Es el único actor afroamericano en haber aparecido hasta el momento en tres largometrajes ganadores al Oscar por Mejor Película: “El chofer y la señora Daisy” (1989), “Los imperdonables” (1992) y “Golpes del destino” (2004).

Pero para Morgan Freeman cumplir 80 años el día de hoy no ha sido tan fácil en la vida ya que el histrión se forjó desde abajo, inclusive con roles de los cuales no se ha sentido orgulloso de haber interpretado.

Eso es lo que al menos dijo Joan Ganz Cooney productora del programa televisivo “The electric company” en una entrevista, que el artista negro odiaba haber participado en el show infantil.

“Fue un período muy infeliz en su vida y él no quiere ser asociado con el programa infantil”, es lo que expresa Ganz Cooney de manera estresada ante la cámara.

Y es que en la serie que duró seis temporadas y que inició transmisiones en 1971, se observa a un Morgan Freeman carente de su vivacidad conocida. Los personajes que interpretaba eran el de Vincent el vampiro vegetariano, un científico loco, un DJ, entre otros roles que ayudaban a la pronunciación, ya que el programa estaba dirigido a un público preescolar.

Los papeles que le ha tocado interpretar en cine, en su mayoría no estaban escritos para un hombre de color, Freeman tenía que cuadrarlos a su etnia, que según pruebas sanguíneas tiene orígenes en Nigeria.

Tal es el caso del personaje de Ellis Boyd “Red” Redding en “Sueño de fuga” (1994) donde se consideró que Harrison Ford, Paul Newman, Robert Redford o Clint Eastwood hicieran el papel porque en la novela el hombre se describe como un irlandés de cabello rojizo grisáceo.

Pero el cineasta Frank Darabont defendió su decisión de usar a Freeman debido a su presencia y actitud autoritaria, más el carácter de su voz (la cual, narró el filme).

Freeman ha declarado que esta es su cinta favorita de las que él ha participado.

Nacido en Memphis, Tennessee, el octogenario se refugia una vez al año en las aguas del Caribe ya que gusta de navegar, el resto de su agenda, cuando no está ocupado en los quehaceres hollywoodenses, sus días los pasa en Charleston, Mississippi.

Como buen afroamericano, se desvive por el blues por lo que en el 2001 abrió el club Ground Zero en Clarksdale, Mississippi, antro donde la actitud es escuchar la música en vivo en un lugar de nicho y sin grandes aforos multitudinarios.

Desde hace años el actor sufre de fibromialgia, la cual mitiga consumiendo mariguana, haciéndolo un vocal en pro de el estupefaciente.

Queda claro que Freeman, es un hombre libre y que ha logrado un legado a base de esfuerzo a sus 80 años de vida.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Ago 15, 2019
Lectura 3 min

CELULOIDE

Celuloide: La única Reina

Hidalgo Neira


Ago 15, 2019 Lectura 3 min

Ago 8, 2019
Lectura 3 min

CELULOIDE

Celuloide: Del silencio nace la risa

Hidalgo Neira


Ago 8, 2019 Lectura 3 min

Ago 1, 2019
Lectura 3 min

CELULOIDE

Celuloide: Las capas nunca pasan de moda

Hidalgo Neira


Ago 1, 2019 Lectura 3 min

Jul 25, 2019
Lectura 3 min

CELULOIDE

Celuloide: El suicidio intelectual es opcional

Hidalgo Neira


Jul 25, 2019 Lectura 3 min

Comentarios