De funcionario de Pemex a operador del sindicato es la trayectoria que ha seguido Alejandro Cabrera Fernández, quien hasta 2020 era titular de la Coordinación de Relaciones Laborales y Recursos Humanos en Pemex, pero fue despedido por reunirse a comer con Carlos Romero Deschamps, exdirigente sindical, sin autorización de sus superiores jerárquicos. Resulta que, durante la reciente ceremonia por el 87 aniversario del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), a Cabrera Fernández se le vio en primera fila escoltando a la comitiva principal, integrada por el actual secretario técnico del sindicato, Ricardo Aldana, quien estuvo acompañado de las secretarias del Trabajo, Luisa María Alcalde, y de Energía, Rocío Nahle.

Durante ese evento, el STPRM lanzó oficialmente el Código de Ética Sindical, que promueve ahora entre las secciones, y que, aseguró, va más allá del Código de Ética de Petróleos Mexicanos. Aunque nadie se explica a ciencia cierta qué quiere decir eso.

La pregunta es: ¿será que Alejandro Cabrera los asesora en tan específica tarea? Digo esto porque, sirva recordar, dejó sus funciones en Pemex porque “se apartó de los principios éticos”, al reunirse con Romero Deschamps cuando ya no era líder sindical -así como otros directivos del STPRM-, en horario laboral, fuera de sus oficinas y sin conocimiento de sus jefes. Todo esto de acuerdo con el comunicado enviado en esa ocasión por la petrolera, explicando su separación del cargo, pues, aunque no lo mencionaron, se le perdió la confianza y se le consideró un infiltrado. Como sea, lo cierto es que parece ser que este personaje vino a confirmar esas sospechas, ya que se le ha visto muy pegado al actual dirigente sindical, Ricardo Aldana Prieto, también pupilo de Deschamps. ¿Cuál será su papel en el sindicato?

Panel energético

Será finalmente mañana cuando Estados Unidos, Canadá y México den inicio a la primera reunión de consultas sobre política energética, que exigieron el país de las barras y las estrellas, y el de la hoja de maple. Se esperaba que esto fuera el pasado viernes, pero no se dio porque se hicieron ajustes con abogados, para pulir detalles que tendrán que enfrentar con sus pares del norte.

Así que si no hay cambios en la agenda se dará el primer paso para que se evite llegar a un panel para resolver los señalamientos. Pareciera un asunto rápido de resolver, pero primero se va por un plazo de poco más de 70 días, y de no darse solución se optaría por constituir un panel donde haya funcionarios de las tres naciones para después entrar en un periodo de 150 días. Ya empezaremos a ver quién o quiénes tienen los argumentos correctos para darle salida a este asunto en el que a nadie conviene profundizar y al que no se debió de entrar.

Voz en Off

Interesante escuchar las palabras de la secretaria de Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján, de respaldo a organizaciones sindicales que hoy están en la búsqueda de la legitimación de sus contratos colectivos de trabajo.

Lo importante es que los procesos sean transparentes, con legitimidad, pero, sobre todo, buscando dar a los trabajadores un mejor futuro para sus familias teniendo el pago justo por el trabajo que realizan…