Reporte Indigo

ENERGíA

Contrabando bajo mínimos y nuevo golpe a la confianza

La ofensiva que han emprendido las autoridades mexicanas para combatir el contrabando ilegal de combustibles desde la frontera norte hacia el interior del país ya ha tenido un efecto en el mercado, nos comentan.

Además de las acciones que se están llevando a cabo desde la Administración General de Aduanas, encabezada por Horacio Duarte, para “sellar” las fronteras a la importación ilegal de gasolinas, en general el Sistema de Administración Tributaria de Raquel Buenrostro se ha marcado como prioridad terminan con el huachicol fiscal, que le cuesta al país miles de millones de pesos.

Aunque aún no se tiene información concreta de acciones penales o golpes directos a los supuestos participantes en esta ilegalidad, fuentes del mercado afirman que, debido a las acciones coordinadas que se han implementado desde hace algunos meses, actualmente la oferta de combustible ilegal ha bajado a niveles de alrededor del cinco por ciento respecto a lo que se ofertaba a principios de 2021.

La estrategia, aunque aún está en marcha, ya tuvo al menos un efecto disuasivo.

Nuevo golpe a la confianza

Con la aprobación de las reformas a la Ley de Hidrocarburos, concretada anoche en la Cámara de Diputados, se abre una nueva etapa de incertidumbre en el mercado, el cual ya está bastante complicado.

Aunque especialistas del sector e incluso la Cofece recomendaron no aprobar las modificaciones en los términos propuestos, lo más probable es que en el Senado de la República también pase sin contratiempos.

¿Cuáles se prevén que sean los efectos a corto plazo? Además de la lluvia de amparos que podrían presentar diversos jugadores del sector, se da por hecho que el clima para la inversión empeorará. No es un tema menor, pues desde los propios reguladores ya se mandaban mensajes desalentadores a quienes se han interesado en entrar a competir al sector energético, con el alegato de trámites o, simplemente, frenando nuevas autorizaciones.

Salir de la versión móvil