¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Estamos prácticamente a dos semanas de la contienda electoral en la nación más poderosa del planeta, sin duda el acontecimiento más esperado por los mercados financieros.

La verdadera incertidumbre la generan los estímulos fiscales, una disputa que han tenido republicanos y demócratas y manzana de la discordia entre ambos partidos.

Del resultado electoral va a depender el rumbo de los mercados y la economía.

En el caso de que gane Donald Trump podríamos ver un mercado de valores eufórico en el corto plazo que alcance máximos históricos de manera inmediata, debido a su agresiva política económica donde se verían impulsados mayores estímulos fiscales y monetarios.

Pero esto generaría presión en las finanzas del país, cuyo desenlace podría ser una severa crisis de deuda debido a que nos encontramos en una coyuntura con el déficit fiscal más grande en la historia de los Estados Unidos.

En el escenario de un triunfo de Joe Biden podríamos ver una reacción negativa en las bolsas de valores de corto plazo, algunos inversionistas no ven con buenos ojos que los demócratas implementen una mayor disciplina fiscal, pongan freno a los estímulos e integren una política más rígida, pero que buscaría estabilizar las finanzas estadounidenses.

Una de las principales preocupaciones por parte de este partido ha sido el manejo de la política económica del gabinete de Donald Trump, quien previo a la pandemia inició una agresiva campaña en esta materia. En 2017 hizo una fuerte reducción de impuestos aumentando de manera considerable el déficit fiscal y en 2019 la relajación monetaria con tres recortes en la tasa de interés.

Pese a estas medidas, la guerra comercial con China golpeó indicadores como la producción industrial, independientemente a que datos como el empleo indicaban una economía fuerte, lo que ya se observaba era un agotamiento, el catalizador para la debacle económica fue el COVID-19.

El mercado de valores ha sido el principal estandarte de Donald Trump, en donde se ha observado un comportamiento un poco inusual en la bolsa de Estados Unidos durante los últimos meses, mientras nos encontramos ante una de las peores recesiones económicas en la historia.

El efecto Trump y la exagerada inyección de liquidez en manos de algunos inversionistas retail ha sido un factor importante de especulación para las fuertes subidas en los índices bursátiles.

Muchos de estos inversionistas y especuladores están a la espera de que gane Donald Trump, porque buscan una inyección más de dinero y seguir inflando el mercado, sin conocer los efectos que pueda traer a mediano plazo para la economía, los mercados y las finanzas del país.

Si bien los mercados están a la espera del resultado para saber a qué postura de política económica se enfrentarán, el principal desafío para cualquiera de los dos será el tema sanitario que se enfrenta a una segunda fuerte ola de contagios y que pronostica efectos catastróficos en la ya golpeada economía estadounidense, veremos cómo lo afrontan y la reacción del mercado.

Humberto Calzada Díaz es economista en Jefe de Rankia Latam.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Nov 23, 2020
Lectura 4 min

Desde Wall Street

Shock financiero

Humberto Calzada Díaz


Nov 23, 2020 Lectura 4 min

Ago 18, 2020
Lectura 3 min

Desde Wall Street

¿Optimismo en los mercados?

Humberto Calzada Díaz


Ago 18, 2020 Lectura 3 min

Comentarios