Es muy difícil. Está muy lejos. Jamás lo voy a lograr. Nunca tengo tiempo.

Todos nos hemos dicho estas frases cuando empezamos un proyecto nuevo, cuando tenemos un sueño o un objetivo que parece imposible de alcanzar.

Pero nos estamos diciendo mentiras que se convierten en nuestro principal obstáculo. Ninguna persona exitosa en cualquier ámbito ha logrado sus metas de un día para otro, en un chispazo de suerte.

El secreto detrás de todas las personas que han logrado cosas trascendentales no es otro que la persistencia, es decir, dar pasos pequeños, pero firmes y constantes, todos los días.

Los objetivos de largo aliento son los que nos importan más: buscar un nuevo trabajo, cambiar de casa, emprender un nuevo negocio… Pero también son los que nos dan más miedo: porque el viaje parece abrumador, la meta está muy lejos, hay mucho por hacer, el camino exacto no está claro o porque buscar resultados inmediatos te distrae de lo que importa.

“La única forma de lograr algo realmente grande y ambicioso, el tipo de objetivo que transformará tu vida para siempre, es dando un pequeño paso a la vez en la dirección de tus sueños”, dice el coach y escritor Jack Canfield.

Este ha sido el mantra de vida y de trabajo de Sofía Medina, cofundadora de Minunú, una agencia de niñeras profesionales a domicilio con más de cuatro años en el mercado, que pueden contratarse desde una plataforma web. Tiene presencia en la Ciudad de México, Cancún, Riviera Maya y Querétaro.

Para esta emprendedora de 30 años, que ha participado en programas de emprendimiento de Endeavor, Posible y Startup México, el gran cambio para nuestras vidas y para el mundo sólo se logra paso a pasito.

Su negocio tuvo que parar por completo durante la pandemia y sintió mucha impotencia ante las cuentas que no le pagaban, ante la falta de dinero para sostener a su equipo. Pero Sofía no se detuvo y nunca dejó de dar estos pequeños pasos, como capacitar a sus niñeras y estar lista para cuando pudieran volver a operar.

“Me gustaría que todos tomáramos un momento antes de iniciar el día para ponernos como meta generar un cambio. Si el cambio es limpiar la bandeja de entrada de tu correo electrónico, ya eliminaste cosas y energía que no necesitas ahí. Si el cambio es ayudar a una persona a cruzar la calle, o si el cambio es despertarte más temprano y hacer ejercicio… Si todos nos ponemos de meta un cambio al día se hace la diferencia.”

Seguro que te preguntas: ¿Por dónde empiezo? ¿Qué hago primero?

Lo primero es que tengas muy clara y definida tu meta. Que sea algo que te apasione, que te mueva a la acción y te saque de tu zona de confort.

Lo segundo es agregar en tu agenda 30 minutos o una hora diaria a una pequeña acción muy concreta.

Lo tercero es que nunca, NUNCA, ignores esta tarea diaria en tu agenda. Cumple con esa acción diaria como una obsesión. Así, cuando pasen los días, los meses o los años, y un día mires hacia atrás, te darás cuenta que lograste cambiar tu vida para siempre.

Genaro Mejía es periodista digital y de negocios con más de 20 años de experiencia y LinkedIn Top Voices 2019