¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Latitud
Nacional

FREGADOCOMOOTTO

Un presidente tras las rejas

Sergio Almazán

Otto Pérez Molina renunció ayer en la madrugada a la Presidencia de Guatemala y ya está preso. Thelma Aldana, fiscal del Ministerio Público pidió su detención al inicio de la comparecencia del exmandatario ante el juzgado B de Mayor Riesgo. Al término de la sesión el juez Miguel Ángel Gálvez le dictó prisión provisional a Pérez Molina.

De acuerdo con la Constitución, Alejandro Maldonado es ya Presidente interino. El abogado conservador fue elegido vicepresidente en mayo, cuando remplazó a la también detenida Roxana Baldetti. 

Primavera guatemalteca


Sep 3, 2015
Lectura 6 min

"Los ricos no van a ir a votar. Tenemos que llevar a nuestra gente a votar. Ese es el chivo"

- Manuel Baldizón

candidato del Partido LÍDER

"Es una fecha importante que marca una nueva pauta para Guatemala, un nuevo rumbo. Esto se lo debemos a la ciudadanía que dio un ejemplo cívico"

- Rigoberta Menchú

Premio Nobel de la Paz

"Pude haber salido del país, pude haber pedido asilo político pero elegí el camino de cualquier hombre que quiere hacer algo bueno por el país"

- Otto Pérez Molina

exPresidente de Guatemala

La Fiscalía, que ha acusado a Pérez Molina “de ser parte de una asociación criminal con propósito de defraudar al Estado” presentó ayer escuchas telefónicas que implican al presidente en la trama de corrupción

Otto Pérez Molina renunció ayer en la madrugada a la Presidencia de Guatemala y ya está preso. Thelma Aldana, fiscal del Ministerio Público pidió su detención al inicio de la comparecencia del exmandatario ante el juzgado B de Mayor Riesgo. Al término de la sesión el juez Miguel Ángel Gálvez le dictó prisión provisional a Pérez Molina.

De acuerdo con la Constitución, Alejandro Maldonado es ya Presidente interino. El abogado conservador fue elegido vicepresidente en mayo, cuando remplazó a la también detenida Roxana Baldetti. 

Primavera guatemalteca

Las reacciones después de conocerse la renuncia y posterior detención de Pérez Molina no se hicieron esperar. La Plaza de la Constitución y la explanada de la Torre de Tribunales fueron las sedes del júbilo colectivo desde las primeras horas y durante todo el día de ayer. 

Miles de ciudadanos indignados consideraron al jueves un día histórico para Guatemala, una victoria de la sociedad civil y un nuevo despertar para el país. 

Primero Dios

En la carta dirigida a Luis Rabbé, presidente del Congreso, Pérez Molina mencionó el interés del Estado como la causa de su renuncia y dijo tener la conciencia tranquila para enfrentar los cargos de corrupción y fraude que se le imputan. Durante la audiencia en el tribunal, Pérez Molina dijo no confiar en los tribunales de justicia, sólo en la “justicia divina”. 

En la misiva al Congreso también agradeció a las iglesias católicas y evangélicas por sus oraciones y dijo confiar en que Dios llevará a Guatemala hacia un futuro promisorio.

¿Elección o Reforma?

A pesar del rechazo de la sociedad y la exigencia de una reforma integral del Estado, no se han cancelado las elecciones del próximo domingo. No obstante, expertos pronostican que la elección del 6 de septiembre no será la definitiva y muy probablemente se necesite una segunda vuelta el 25 de octubre. 

El analista Manfredo Marroquín señaló que “el desafuero fue un golpe a la impunidad, pero también a la ceguera y terquedad del presidente”. Políticos y representantes de la sociedad civil coinciden que ésta ha sido una importante victoria contra la corrupción, pero es solamente un primer paso ya que el problema del país es estructural. El movimiento popular está en contra de que se lleven a cabo las elecciones y prefiere buscar reformas que le den más garantías al sistema representativo. 

Si bien el escándalo de la Línea impactó el corazón del ejecutivo, el Congreso continúa en la mira al ser un lugar donde abundan acusaciones de corrupción y conflictos de interés. Los analistas opinan que una reforma del Estado más profunda daría pie a la extinción de las arraigadas redes clientelares del sistema actual.

A pesar de los reclamos, si no hay cambios súbitos, 14 candidatos se disputarán la presidencia de Guatemala el próximo domingo. 

Jimmy Morales, comediante y presentador de televisión y Manuel Baldizón, líder del Partido Libertad Democrática Renovada (LÍDER), encabezan las encuestas. A principios de agosto, Baldizón estaba al frente con 24 por ciento de los votos contra 16 por ciento de Morales. Alteradas por el escándalo de corrupción, las últimas encuestas ubican al comediante a la cabeza con 25 por ciento contra 22.5 por ciento de Baldizón. 

Baldizón apostará por el voto de las áreas rurales y ha desestimado públicamente la fuerza electoral de los votantes urbanos. Además, en un intento por deslindarse del escándalo dijo que no va a trabajar con los que perdieron “porque los que perdieron son perdedores y en LÍDER solo pueden haber ganadores”.

El papel de EUA

Según la BBC, el vicepresidente Joe Biden ha sido el hombre fuerte de Washington para ayudar al destape de la Línea y las posteriores detenciones de Baldetti y Pérez Molina.

Gustavo Berganza, columnista del semanario guatemalteco Contrapoder, consideró que la intervención de Biden, y por lo tanto de Estados Unidos, fue clave para la detención de Pérez Molina. “Desde el momento en el que Biden comenzó a hablar en contra de la corrupción y a favor de la CICIG, ésta se convirtió en el centro de una gran discusión en Guatemala que llevó a Pérez Molina a tener que aceptar la renovación del mandato de esa comisión de la ONU”, escribió en su artículo.

En enero, a punto de que terminaran los trabajos de la CICIG, Otto Pérez Molina comentó: 

“La fase de trabajo de la CICIG ya terminó y lo que no pudo hacer en ocho años seguramente no lo va a poder hacer en uno o dos años más”. 

A meses de esas declaraciones y habiendo renovado las actividades de la Comisión bajo la presión de Biden, Pérez Molina sufre en prisión los resultados de la investigación independiente que desestimó al inicio del año.

Comentarios