¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Latitud
imagen principal

EstadodelaUnión

Trata sexual, delito sin frontera

Mariana Recamier

El mandatario Donald Trump no se equivoca sobre la trata de personas. Grupos de crimen organizado llevan a mujeres y niñas de forma ilegal de México a Estados Unidos con finalidad de explotación sexual


Feb 7, 2019
Lectura 7 min
portada post

El presidente Donald Trump mencionó la migración irregular y los supuestos peligros que conlleva en su segundo discurso sobre el estado de la Unión. El republicano se refirió a un problema en específico que involucra el paso ilegal de personas entre México y Estados Unidos: la trata de mujeres y niñas con finalidad de explotación sexual.

“Los traficantes de personas y los tratantes sexuales aprovechan las amplias zonas abiertas entre nuestros puertos de entrada para contrabandear a miles de niñas y mujeres jóvenes hacia Estados Unidos y venderlas para la prostitución y la esclavitud moderna”, dijo el mandatario el martes pasado.

Más allá de la intención política de su denuncia, Trump no se equivoca. Grupos de crimen organizado llevan a mujeres y niñas de forma ilegal de México hacia Estados Unidos con el objetivo de explotarlas para financiar otras actividades.

De acuerdo con el Reporte sobre Trata de Personas 2018 realizado por el gobierno de Estados Unidos, México es un país de origen, tránsito y destino de hombres, mujeres y niños víctimas de trata sexual desde mínimo hace cinco años.

El informe menciona que se explota con fines sexuales a mujeres y niños mexicanos y, en menor medida, a hombres y personas transgénero tanto en México como en Estados Unidos.

El documento señala que se identificaron 667 víctimas de trata en México durante 2017, en comparación con 740 el año anterior y mil 814 en 2015. De ellas, 429 habían sido sometidas a trata sexual y el resto a trabajo o servicios forzosos, delincuencia forzada, entre otras actividades de explotación

De las 667 víctimas de trata identificadas, 66 por ciento eran mujeres, 15 por ciento hombres y el resto personas cuyo género no se especificó.

Las cifras sobre trata con finalidad de explotación sexual se mantienen durante los últimos años porque es un delito redituable. Juan Martín Pérez García, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), comenta que este crimen transnacional es uno de los más lucrativos.

“Es uno de los crímenes más lucrativos después de la venta de armas y drogas. Estamos hablando de un crimen transnacional donde participan autoridades y hay un estímulo económico muy alto”

- Juan Martín Pérez García

Director ejecutivo de Redim

El director de la organización añade que el delito se transforma constantemente y por eso es complicada su erradicación. La evolución del fenómeno representa un desafío para los gobiernos porque tienen que actualizar sus estrategias dependiendo de las nuevas formas de actuar de los criminales.

Además, el director de Redim considera que el delito prevalece porque la sociedad estadounidense y la mexicana son machistas y consideran a las mujeres objetos sexuales.

“Las sociedades de ambos países son machistas y las mujeres son convertidas en objetos de consumo sexual, entonces hay esta cultura donde pueden ser compradas no solamente como esclavas sino para realizar servicios sexuales”, asegura Pérez García.

El director agrega que la cultura machista permite la existencia de lugares en los que los usuarios no saben si las mujeres son esclavas o no, tales como centros nocturnos y prostíbulos.

“La mujer que está ahí no tiene la posibilidad de denunciar que es víctima de un delito. Esto se normaliza en la cultura machista”, advierte Pérez García.

Además, Naciones Unidas y organizaciones internacionales informaron para el Reporte sobre una mayor participación de grupos de delincuencia organizada en actividades de trata de personas en México.

Los organismos también denunciaron la creación de complejas alianzas con funcionarios gubernamentales de los niveles federal, estatal y local en al menos 17 de los 32 estados mexicanos para cometer delitos de trata y otros afines.

La evolución del delito se comprueba con una de las últimas sentencias estadounidenses sobre trata sexual en contra de un grupo crminal mexicano. Cinco miembros de la organización conocida como Rendon-Reyes recibieron condenas de entre 15 y 25 años en prisión por chantaje, tráfico sexual y otros delitos federales en Estados Unidos en enero, de acuerdo con un comunicado del Departamento de Justicia estadounidense.

Los mexicanos fueron procesados por el juez Edward R. Korman en un tribunal de Brooklyn, Nueva York. Los acusados se declararon culpables por los cargos de chantaje, tráfico sexual y otros delitos federales desde 2017 luego de sus arrestos en México y Estados Unidos.

La organización criminal, con sede en Tenancingo, Tlaxcala, llevó de forma ilegal a niñas y mujeres jóvenes de México y Centroamérica a Estados Unido durante más de una década y luego las obligó a ejercer servicios sexuales para el beneficio económico del grupo.

El comunicado del Departamento de Justicia no especifica cifras exactas, pero menciona que la asociación generó cientos de miles de dólares como resultado de la explotación sexual de niñas y jóvenes mexicanas y centroamericanas. El grupo también lavó y envió el dinero a México.

Según los documentos presentados ante el tribunal, entre diciembre de 2004 y noviembre de 2015, los miembros del grupo Rendon-Reyes, incluidos los acusados, se enriquecieron forzando a las mujeres y niñas a realizar hasta 45 actos sexuales por noche.

La organización se enfocó en mujeres y niñas vulnerables, algunas de apenas 14 años, de áreas empobrecidas de México y América Central. Los integrantes usaban falsas promesas de amor y matrimonio para atraer a las menores de edad y jóvenes.

“Las niñas están en desprotección y eso las hace presa fácil. También se da la trata de menores porque ha crecido la hipersexualiuzación de las niñas que las convierte en un objeto de consumo de mayor valor”, advierte el director de Redim.

En algunos casos, el grupo Rendon-Reyes secuestró a las mujeres y, en una ocasión, a un hijo de una víctima. Los miembros de la organización a menudo hacían acuerdos para que otros traficaran a las víctimas a través de la frontera y dentro de Estados Unidos.

Cuando llegaban a territorio estadounidense, los integrantes de la asociación criminal utilizaban diferentes métodos para obligar a las víctimas a ejercer servicios sexuales, incluidas golpizas severas y repetidas, agresiones sexuales, abortos forzosos, amenazas a las víctimas, sus familias e hijos, así como daños psicológicos

La investigación, el enjuiciamiento y las extradiciones de los acusados se realizaron mediante la Iniciativa Bilateral sobre Trata de Personas entre Estados Unidos y México.

Desde 2009, los Departamentos de Justicia y Seguridad Nacional de Estados Unidos colaboran con sus contrapartes mexicanas en esta iniciativa para desmantelar de manera efectiva redes de tráfico de personas que operan en la frontera entre ambos países. Estos esfuerzos han logrado juicios federales en contra de más de 170 acusados.

Acciones urgentes

Pérez García asegura que una acción urgente para erradicar la trata sexual es la lucha contra la impunidad. El director de Redim señala que la mayor parte de los responsables de estos hechos criminales no pasan por procesos judiciales por ineficiencia de las autoridades para investigar, corrupción o desinterés del gobierno.

“Las víctimas de trata, en especial las mujeres y niñas, son de los segmentos de la población más olvidados, entonces es importante abatir la impunidad”.

El director de Redim concluye que otro aspecto importante para prevenir la trata es dar a las niñas desde pequeñas elementos de protección que les permitan entender que su cuerpo no es propiedad de nadie.

Comentarios