A su paso hacia Estados Unidos, el número de casos de menores migrantes presentados ante las autoridades mexicanas de migración pasó de cuatro mil 160 en 2001 a 22 mil 864 en 2015, lo que representa un aumento de 237 por ciento.

De acuerdo con el informe “Niños migrando” del Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana (Imdosoc), en 2013 había nueve mil 630 niños migrantes provenientes de América del Sur.

El estudio también puntualizó que entre 2011 y 2013 el porcentaje de niños acompañados y niños que migran solos era de 26 por ciento del total de las personas migrantes; pero entre 2014 y 2015 incrementó hasta llegar a 35.1 por ciento.

Las principales causas de la migración de esos menores son la violencia y pobreza en sus países de origen, sobre todo del Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador), explicó el investigador Gerardo Cruz González, coordinador del informe.

“Una de las problemáticas sociales actuales más importantes y de mayor reto —sobre todo en la región de EU, México y los países centroamericanos— es sin duda la migración; pero la infantil es la más dolorosa, sobre todo cuando los niños y niñas viajan solos”.

Dijo que tanto si son países expulsores, de tránsito o de destino, las cifras de niños migrantes ascendieron de manera alarmante.