Para los franceses, una cena sin vino pareciera ser algo inaceptable.

Y es que durante la preparación de la icónica visita del presidente iraní Hassan Rouhani a Europa este fin de semana, oficiales diplomáticos franceses cancelaron los planes para agendar una cena formal en Paris con el presidente Francois Holande. La razón: una disputa por el menú.

De acuerdo con la estación francesa RTL Radio, los iraníes insistieron en organizar una cena sin vino y con carne halal. Esto en apego al código islámico de no consumir alcohol y de solo consumir carne proveniente de un animal que haya sido sacrificado acorde a sus normas religiosas.

Los franceses, dijo RTL, en cambio ofrecieron preparar un desayuno sin alcohol, algo que los iraníes rechazaron inmediatamente debido a que parecía demasiado “informal”.

Así que, para evitar más problemas, ambos líderes ahora se tendrán que conformar con una junta cara a cara el próximo martes. 

Visita histórica

El episodio culinario sucede justo antes de que Rouhani realice su primer viaje oficial a Europa como presidente, una visita en la que buscará promocionar la nueva cara de Irán luego de un largo periodo de sanciones internacionales.

Antes de viajar a Francia, el mandatario iraní viajará a Italia, donde se reunirá con el primer ministro Matteo Renzi y con el Papa Francisco.