La cifra de víctimas fatales del ataque al aeropuerto de Estambul se elevó ayer a 44, en tanto un alto funcionario turco dijo que los autores suicidas procedían de Rusia, Uzbekistán y Kirguistán y la policía allanaba barrios en busca de sospechosos vinculados con el grupo Estado Islámico.

 De acuerdo con las autoridades turcas, la información disponible apunta a que el ataque del martes por la noche al Aeropuerto Internacional Ataturk era obra del Estado Islámico, que esta semana se jactó de tener células en Turquía, entre otros países.

 La policía allanó 16 lugares en tres barrios en los sectores asiático y europeo de Estambul y arrestó a 13 personas bajo sospecha de tener vínculos con el grupo extremista.

 En principio el grupo no se declaró responsable del ataque. El Estado Islámico ha utilizado Turquía como cruce para instalarse en los vecinos Siria e Irak. El grupo ha amenazado reiteradamente a Turquía en su propaganda, la que a su vez le ha atribuido varios atentados grandes este año en Ankara y Estambul. Turquía es miembro de la OTAN.