Una investigación periodística abrió una puerta que revela la posible participación de grandes instituciones financieras alrededor del mundo en el movimiento de fondos de origen poco transparente o considerado como sospechoso o lavado de dinero.

La investigación realizada por BuzzFeed News y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) revela que estos movimientos, por cerca de dos billones de dólares, se realizaron a pesar de tener reportes de actividades sospechosas.


La investigación logró cimbrar a los grandes bancos, aunque algunos han respondido que los reportes son parte de sus esfuerzos para ayudar a las autoridades

Estos movimientos, llamados SAR, fueron enviados a las autoridades estadounidenses entre 2000 y 2017, de acuerdo con la investigación, sin embargo, no necesariamente se refieren a delitos ni constituyen prueba de los mismos.

A través del proyecto FinCEN Files, ICIJ, organización conocida por hacer pública la información sobre paraísos fiscales conocida como Panama Papers, y BuzzFeed News obtuvieron información sobre los registros de actividades sospechosas por más de dos décadas.

Estos documentos consisten en cerca de dos mil 100 reportes de actividades sospechosas que fueron emitidos por 90 instituciones financieras con sede en Estados Unidos a la Red contra los Delitos Financieros (FinCEN), unidad de inteligencia del Departamento del Tesoro de ese país.

“Los informes reflejan las preocupaciones privadas de los oficiales de cumplimiento de lavado de dinero de los bancos globales. Los SAR incluyen una narrativa junto con hojas de cálculo adjuntas de, a veces, cientos de líneas de datos de transacciones sin procesar”, dice la investigación periodística.

Para los expertos, FinCEN Files es un informe de inteligencia financiera que revela el papel de los bancos en el lavado de dinero a escala internacional y aunque las transacciones no sugieren necesariamente una conducta delictiva, los datos dan cuenta de cómo el dinero considerado sospechoso, vinculado a actos de corrupción, fraude o evasión de delitos transita por el mundo a través de las redes creadas por los bancos corresponsales.


Si los Panama Papers mostraron madrigueras para guardar dinero sucio en Paraísos fiscales, ahora los FinCEN Files explican cómo los llamados bancos corresponsales sirven de vehículo, para llevar ese mismo dinero sucio a la banca internacional

Joseph Poliszuk

Periodista de investigación

Lavado de dinero, Golpe a la banca

La investigación periodística ha logrado cimbrar a los grandes bancos, aunque algunos de ellos han respondido que los reportes en manos de ICIJ son parte de sus esfuerzos para ayudar a las autoridades.

No obstante, la investigación revela que las instituciones no frenaron los movimientos de los fondos pese a que autoridades advirtieron que enfrentarían procesos penales. JP Morgan, HSBC, Standard Chartered Bank, Deutsche Bank y Bank of New York Mellon son los que están nombrados con mayor frecuencia en los documentos.

Cabe referir que las instituciones financieras cuentan con un periodo de 60 días para presentar un informe de actividad sospechosa, sin embargo, algunos bancos emitieron los reportes años después de procesar las transacciones. A esto se añade que la banca también realizó el movimiento de fondos a empresas con registros en países catalogados como paraísos fiscales, sin conocer la identidad de los propietarios de las cuentas.

“Las agencias estadounidenses responsables de hacer cumplir las leyes de lavado de dinero rara vez procesan a los megabancos que violan la ley, y las acciones que las autoridades toman apenas repercuten en la avalancha de dinero saqueado que se filtra a través del sistema financiero internacional”, dice la investigación, cuyos hallazgos se harán públicos durante esta semana.

Cabe referir que detrás de los millones de dólares considerados dinero sospechoso destacan algunos personajes polémicos, como Alejandro Ceballos Jiménez, empresario venezolano presidente del Grupo 7C, quien fue investigado por presunta corrupción por miembros de la oposición al régimen. Fue acusado de desviar 500 millones de dólares de un productor estatal de aluminio y oro y de colaborar en la venta indebida de terrenos públicos.

También destaca el nombre de Paul Manafort, exjefe de campaña del presidente Donald Trump en 2016, quien fue condenado por fraude y evasión fiscal tras ser declarado culpable por esconder millones de dólares de ingresos derivados de consultorías políticas en Ucrania.

Para ICIJ, el libre flujo de dinero ilícito ayuda a financiar a criminales y terroristas, lo cual genera desestabilización en los países, por tanto, es una de las causas de la desigualdad económica. Al respecto, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito estima que cada año se lavan 2.4 billones de dólares en fondos ilícitos, cifra que equivale a 2.7 por ciento de todos los bienes y servicios producidos en el mundo durante un año.

Después de que se revelara la primera parte de la investigación, legisladores, reguladores, y activistas, entre ellos Elizabeth Warren y Bernie Sanders, pidieron que se tomen medidas respecto a la información para frenar la corrupción en el sistema bancario internacional.

“Los bancos que siempre se han denunciado son los que siguen teniendo esta conducta desde hace muchos años, son bancos que han lavado dinero para el narcotráfico y para la corrupción pero simplemente se han dado multas y han sacrificado a un empleado que otro, pero nunca se les quitan las licencias por eso”, dijo Alejandro Rebolledo, especialista en prevención delincuencia organizada.

También puedes leer: Lo que sabemos del presunto fraude millonario que permitió HSBC en todo el mundo