La cadena de restaurantes de comida rápida Taco Bell despidió este lunes a un empleado en Ridgecrest, California, luego de que circulara en Internet una fotografía en la que aparece lamiendo una pila de tortillas para tacos. 

Pero ninguna de estas tortillas llegó a la mesa de los comensales, según la compañía. 

Taco Bell explicó en un comunicado que la imagen fue tomada por dos empleados durante un concurso interno para promover un nuevo producto. 

La idea era que los trabajadores posaran disfrutando su primer bocado del alimento. 

“El concurso tuvo directrices claras sobre lo que es aceptable e inaceptable. Esta imagen claramente violaba las reglas y el espíritu del concurso, y los empleados nunca la entregaron”, señaló Taco Bell. 

Pero un trabajador publicó el sábado pasado la fotografía en Facebook, “en violación de las políticas de la franquicia (…)”. Y esta se viralizó de inmediato.

No es la primera vez que la empresa es objeto de polémica por este tipo de incidentes. En 2012, la cadena también despidió a un empleado en Indiana después de que presuntamente subió una imagen a Twitter en la que se le veía orinando sobre un plato con nachos.