¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Latitud
imagen principal

Cooperación

México toma la batuta de la CELAC

Mariana Recamier

El gobierno mexicano coordinará la Celac el próximo año. Las autoridades se enfrentarán a temas pendientes como la migración centroamericana y el diálogo de América Latina con el resto del mundo


Sep 30, 2019
Lectura 5 min
portada post

México ocupará por primera vez la presidencia pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en 2020, pero no será una tarea fácil. El gobierno del país tendrá que coordinar a 33 naciones para llegar a acuerdos que eliminen los problemas prioritarios de la región y lograr posicionamientos sobre los conflictos internacionales

Las autoridades mexicanas ya dieron una primera pista sobre la dirección que tomarán en la presidencia de este mecanismo latinoamericano. Luego del nombramiento, el secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard reiteró el compromiso del gobierno de México con el diálogo, el respeto, el multilateralismo y la solución pacífica de los conflictos. 

Especialistas aseguran que la presidencia pro tempore de la Celac es una oportunidad para que México recupere la dirección de América Latina

Con Enrique Peña Nieto se perdió mucho liderazgo y el discurso de responsabilidad global nunca se concretó. Tenemos la oportunidad de que México recupere un liderazgo temporal que no nos perjudica

- Marcos Marín Amezcua

Analista Político

La responsabilidad que cargará desde el próximo año será muy grande. Celac es el único organismo intergubernamental de diálogo y concertación política en contar con la participación de los 33 países de América Latina y el Caribe. 

En este sentido, México tendrá que coordinar las discusiones para que la región desarrolle estrategias en las dos principales misiones de la Celac: acordar soluciones a los conflictos internos y representar a América Latina en los posicionamientos sobre los grandes temas internacionales

Marín Amezcua menciona que es urgente que la Celac atienda los problemas que comparten todos los países latinoamericanos como los provocados por el narcotráfico, el cambio climático y la migración. También considera prioritario proteger la seguridad en todas las naciones y procurar el desarrollo de la región.  

México tendrá que llevar a la mesa de Celac la crisis climática porque la mala calidad del aire ya afecta a las poblaciones vulnerables en América Latina, de acuerdo con la primera Evaluación Integrada de los Contaminantes Climáticos de Vida Corta del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).  

El estudio menciona que en 2010 murieron de forma prematura 64 mil personas en la región debido a la exposición a material particulado fino y al ozono troposférico.

El ozono también fue responsable de pérdidas en los cultivos de soja, maíz, trigo y arroz estimadas en 7.4 millones de toneladas. 

La Comunidad también tiene pendiente acordar temas globales que van más allá de América Latina como reforzar acuerdos comerciales con China y la Unión Europea, así como generar una estrategia para frenar las intervenciones de Estados Unidos en la región. 

“La guerra comercial de Estados Unidos con China le significa a la región un reto porque hay que recordar que el país asiático tiene fuertes inversiones en la zona… A nivel internacional es necesario plantear acuerdos más favorables que eviten sobresaltos”, comenta el analista político. 

China es el segundo mayor socio comercial de América Latina, de acuerdo con los datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). 

El volumen del comercio bilateral entre el gigante asiático y toda la región alcanzó un récord de 307 mil 400 millones de dólares en 2018, con un aumento del 18.9 por ciento respecto al año anterior, según la Administración General de Aduanas (AGA) de China.

Marín Amezcua menciona que los integrantes de Celac también tienen que generar un frente común en caso de que Estados Unidos intervenga en los problemas internos de Venezuela o Nicaragua o aumente las sanciones que afectan a Cuba

La internacionalista Arlene Ramírez Uresti añade que la presidencia de la Celac es un reto enorme para México porque implica diseñar una agenda para impulsar el desarrollo en América Latina y el Caribe.

La doctora en relaciones internacionales comenta que la Comunidad es un organismo que se quedó con muchos temas en el tintero en los últimos años, entre ellos el desarrollo regional para los pueblos indígenas y los grupos vulnerables. 

La internacionalista menciona que otros temas pendientes en la agenda regional de la Comunidad son los programas para la atención a los flujos migratorios, las inversiones conjuntas y los tratados comerciales. 

Son muchos los asuntos que tiene que coordinar México en 2020 como parte de este mecanismo, no obstante, Ramírez Uresti explica que la voz de Celac cada vez es menos escuchada en los foros internacionales porque es opacada por otros organismos que repiten sus funciones como la Organización de Estados Americanos (OEA) y no tiene recursos para desarrollar programas propios.

“Celac no avanza porque necesita muchos recursos de los países miembros para poder desarrollar programas interregionales y la situación económica de las naciones no les permite aportar dinero. Habrá que buscar los mecanismos de financiamiento adecuados para que se logren los objetivos que se planteen”, puntualiza la internacionalista.  

Las autoridades mexicanas obtuvieron la presidencia pro tempore después de una serie de encuentros en la sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores,  así como de múltiples reuniones con los principales socios extrarregionales de la Celac. La decisión final se acordó la semana pasada en la XVI Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores del mecanismo.

También puedes leer: Marcelo Ebrard: medidas migratorias han dado resultado y son permanentes

Comentarios