¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Latitud
imagen principal

DOS

Mexicanos involucrados en caso Nxivm

Mariana Recamier

Seis mexicanos son investigados como parte del juicio en contra de Keith Raniere, fundador de Nxivm y acusado de tráfico sexual


May 23, 2019
Lectura 4 min
portada post

Seis mexicanos forman parte de la investigación en contra de Keith Raniere, uno de los fundadores de Nxivm, organización que presuntamente esclavizaba mujeres, las marcaba con un cautín ardiente y las obligaba a tener relaciones sexuales.

De acuerdo con una investigación que publicó The New York Times, algunos de los mexicanos que aparecen en las pesquisas del caso son Emiliano Salinas, hijo del expresidente Carlos Salinas de Gortari, y Rosa Laura Junco, hija del principal directivo de la empresa de medios Grupo Reforma, Alejandro Junco de la Vega.

Otras de las mujeres mexicanas involucradas son Loreta Garza, Daniela Padilla, Camila Fernández y Mónica Durán. Ellas, al igual que Junco, son señaladas como maestras del primer círculo de la organización Dominant Over Submissive (DOS) creado a fines de 2016.

Lauren Salzman, una de las amantes de mayor antigüedad de Raniere, dijo en el juicio que con cierta periodicidad ella y las otras seis integrantes de DOS — incluyendo las mexicanas—se desnudaban y posaban juntas frente a una cámara, se les fotografiaba y las imágenes eran enviadas a Raniere.

Además, Salzman declaró que Rosa Laura Junco compró una “casa de sororidad” para las integrantes de primera línea en el pueblo de Waterford, cerca de Albany. Ahí celebraban reuniones frecuentes y se quitaban la ropa para tomarse fotografías desnudas y enviarlas a Raniere.

Salzman mencionó que la organización tenía planes para construir un calabozo en el sótano de la casa que iba a incluir una jaula en la cual alguien dispuesta a entregarse, en presunto favor de su crecimiento personal, podría ser encerrada durante horas o días.

De acuerdo con Salzman, las integrantes de DOS se comunicaban a través de programas encriptados como Telegram y Signal. La agrupación era tan secreta que sus integrantes no siempre conocían las identidades de las demás.

La mujer también declaró que Raniere sometía a las integrantes a “ejercicios de disposición” en los que enviaba mensajes de texto que todas las integrantes del grupo debían responder en un lapso corto.

El objetivo de estos ejercicios, según la testigo, era reafirmar la idea de que responder al amo era la parte más importante de la vida de una esclava.

Una de las tareas específicas de Salzman era editar las enseñanzas y las ideas de Raniere acerca de DOS para crear un libro que iba a servir como una especie de texto de referencia y manifiesto.

Salzman declaró que iba a poner el libro en un lugar seguro, tal vez atornillado a una pared, pero iba a estar disponible para referencia de los integrantes de la organización en ciertas circunstancias.

Los fiscales del juicio proyectaron en una pantalla algunos extractos del manuscrito e incluía la orden: “siempre haz que tu amo se vea bien” y decía que todas las esclavas debían enlistar a todas las personas que conocían a la agrupación, entre ellas sus propias madres.

“El placer más grande para la mejor esclava es ser la herramienta primordial de su amo. Entregas tu vida, mente y cuerpo para un uso incondicional”, menciona uno de los pasajes.

Salzman puntualizó que entre las principales prioridades de Raniere estaba el reclutamiento de más integrantes para DOS, en especial personas que pudieran ser poderosas o influyentes. Tan sólo ella tenía veintidós esclavas en su estirpe. También dijo que el líder de la agrupación esperaba tener sedes en todo Estados Unidos.

Cargos contra él

Raniere cofundó Nxivm con Nancy Salzman como una organización de autoayuda en la década de 1990. Cerca de 16 mil personas tomaron cursos de esta organización y algunas pagaron decenas de miles de dólares.

Raniere ahora está imputado por cargos que incluyen asociación delictuosa, extorsión, trabajos forzados y tráfico sexual. Durante las últimas semanas, cinco mujeres que también fueron acusadas, incluyendo a Nancy y Lauren Salzman, se han declarado culpables.

Comentarios