Cuba amaneció con un nuevo líder: Miguel Díaz-Canel, un político que, aunque ya tenía sobre sus hombros la responsabilidad de ser el presidente de la República, su relevancia aumentó tras ser elegido como el primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC).

Su nuevo cargo se dio a conocer el día de ayer, luego de que el pasado domingo los delegados del VIII Congreso del Partido ejercieran su voto para nombrar a los nuevos miembros del Comité Central, el cual era dirigido por el general Raúl Castro y José Ramón Machado Ventura.

La selección de Díaz-Canel como primer secretario del PCC la dieron los delegados del VIII Congreso del Partido al llevar a cabo una votación general

“Quiero decirle a nuestros compañeros de militancia partidista, y a nuestro amado pueblo, gracias por darnos la oportunidad de servir a esta bellísima causa por la cual estaremos siempre dispuestos a dar la vida”, declaró Díaz-Canel.

Pero además de confirmar el nuevo cargo del presidente, el lunes también se detalló que se eliminaría del Comité el puesto de segundo secretario, y que ingresaba Manuel Marrero como primer ministro, y Alberto Rodríguez López-Calleja como presidente ejecutivo del Grupo de Administración Empresarial.

Respecto al nuevo cargo del presidente, Ismene Ithaí Bras, doctora e internacionalista de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM, comparte que, aunque se dio un cambio de líderes en el país latino, Díaz-Canel no se ve muy alejado de lo que ya venía manejando el régimen general.

“En primer instancia, se puede ver que no precisamente va a gestionar tantos cambios de manera inmediata. Sin embargo, lo que sí tendrá que generar como primer reto es un cuadro sólido que lo acompañe sobre todo en materia económica, que creo que es el área más débil que tiene actualmente Cuba”, asume Bras.

Desde el año pasado, la isla ha recibido grandes golpes económicos con una caída del PIB del 11 por ciento, y un turismo escaso derivado de la pandemia, una crisis sanitaria a la que Cuba va un tanto retrasada por los pocos ciudadanos que lleva vacunados contra el virus SARS-CoV-2, y el desarrollo de sus propias dosis.

En ese sentido, la doctora considera que a nivel internacional, el líder cubano deberá tener que empezar a gestionar un apoyo económico, la entrada de más capitales a la isla para que no termine “siendo tan ahorcada”.

“También un reto muy importante es buscar las formas en la que (Díaz-Canel) pueda levantar el bloqueo económico por parte de Estados Unidos, algo que ha sido inhumano y criminal entre las dos naciones”, asegura, por su parte, el politólogo latinoamericanista y académico de la UNAM, Nayar López Castellanos.

Ante esto, la doctora considera que el nuevo equipo detrás del PCC podría mostrarle al gobierno estadounidense que en Cuba se están realizando cambios, algo que podría acercarlos para tener una comunicación más coordial; tal vez no de la manera en la que se hizo con Barack Obama en 2016, pero mostrando su disposición a negociar.


Además habrá que ver la posición de la Unión Europea frente a este cambio; si Cuba seguirá manteniendo una buena relación con Venezuela; y esperar cómo se le va a tratar a la disidencia que no está dentro del partido

Ismene Ithaí Bras

Internacionalista de la FCPyS de la UNAM

Raúl Castro, aún presente con Díaz-Canel

Al asumir Miguel Díaz-Canel el cargo como el primer secretario del Comité Central del PCC, se esperaba que su antecesor, el general Raúl Castro, no participara más en la política cubana. Sin embargo, todo parece reflejar lo contrario.

Fue el propio mandatario quien confirmó este lunes la presencia futura de Castro detrás del PCC, enfatizando que con él serán consultadas las decisiones estratégicas del futuro de la nación.

Y aunque con esto el general no desaparecerá del mapa político y social, aún se espera que de a conocer a detalle qué tan cerca estará realmente del nuevo primer secretario, y en ese sentido, qué tanta libertad de maniobra tendrá Díaz-Canel.

Por lo pronto, de acuerdo con el politólogo Naya López Castellanos, se podría asegurar que Raúl Castro seguirá participando en el escenario a través de la difusión de debates, escribiendo o siendo consultado.

“Sin duda va a seguir siendo uno de los principales referentes de la generación que hizo la Revolución Cubana, tal y como como lo sigue siendo Fidel Castro ya fallecido, con su legado y pensamiento presente”, señala.

También puedes leer: Díaz-Canel sería el primer líder Partido Comunista de Cuba que no es un Castro