El Ejército de China se concentrará en cuatro áreas de interés: el mar abierto, las armas nucleares, el espacio exterior y el ciberespacio

https://www.youtube.com/watch?v=RVHh3Zd0smQ

Como si fuese una secuela de la Guerra Fría, Rusia y China se están preparando ante la injerencia de Estados Unidos (EU) en su esfera de influencia.

Moscú y Beijing anunciaron esta semana operativos militares con los que esperan reforzar la seguridad de sus fronteras.

Esto después de que Rusia detectó que la Organización del Tratado del Atlántico del Norte (OTAN), liderada por EU, desplegó 115 aviones en el Ártico.

Mientras que China protestó tras divisar un avión militar estadounidense que volaba por presuntos motivos de espionaje sobre el archipiélago Spratly, que Beijing se disputa con Filipinas y Vietnam.

Analistas prevén que estos movimientos traigan mayor inestabilidad, pues tanto Rusia como China han adoptado una actitud de “defensa activa”.

China: guerra ‘inevitable’

El Gobierno de Beijing advirtió que, si Washington sigue con su intervención el Mar del Sur de China, habrá una “guerra inevitable”.

“Si, en resumidas cuentas, Estados Unidos quiere que China detenga sus actividades, entonces una guerra entre EU y China será inevitable en el Mar del Sur de China”, publicó ayer el Global Times, que representa al gobernante Partido Comunista.

En este contexto, el Ejército Popular de Liberación (EPL) de China anunció ayer una nueva estrategia enfocada en cuatro áreas de interés: el mar abierto, las armas nucleares, el espacio exterior y el ciberespacio.

En su nuevo libro blanco, el EPL anunció que su estrategia militar incluye una actitud de “defensa activa”, que significa que, además de continuar con la vigilancia de sus costas, desplegará barcos de guerra en mar abierto.

“Nosotros no atacaremos a menos que seamos atacados, pero desde luego que contestaremos si somos agredidos”, reza el documento, según la agencia oficial Xinhua.

Estas acciones se suman a la nueva “muralla” de China: islotes artificiales que está construyendo el Gobierno de Beijing en cinco arrecifes que en conjunto suman entre cuatro y nueve kilómetros cuadrados, según reportó en abril el diario El País. 

“Se sospecha que estas cadenas de islotes puedan guardar en su lecho marino recursos naturales”, añadió el periódico español, “pero también son claves desde el punto de vista geoestratégico”.

En ese entonces, el presidente estadounidense Barack Obama acusó al gobierno chino de “usar su fuerza y sus músculos para forzar a otros países a quedar en posiciones de subordinación”.

Rusia: maniobra ‘sorpresa’

El Ministerio de Defensa de Rusia informó ayer que realiza “una masiva inspección sorpresa” de cuatro días en la que vigilará sus fronteras y hará ejercicios militares.

La maniobra, según la dependencia, cuenta con 12 mil efectivos, 250 aviones y 700 armas y piezas de equipo militar. 

El comienzo de la operación sorpresa de Rusia coincidió con el inicio de las obras de entrenamiento que la OTAN y sus países miembros están realizando en el Ártico, una zona en la que Moscú quiere afianzar su poderío.

Los ejercicios rusos incluyen disparos de misiles a blancos de práctica, reportó BBC Mundo.

Por ello, algunos analistas internacionales han mostrado su preocupación por la creciente tensión entre Rusia y Occidente tras el conflicto de Ucrania del año pasado.

“Estamos preocupados por el tamaño, escala y frecuencia de los ejercicios de práctica de Rusia”, confió a CNN una funcionaria anónima de la OTAN.

“Tres de ellos han incluido más de 80 mil tropas. Algunos de ellos se han usado para usado para desplegar tropas en Crimea, para mostrar fuerza en la frontera de Ucrania y apoyar a los separatistas”.