¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Latitud
imagen principal

Latitud

La muerte de dos niños pone en duda la capacidad de la Patrulla Fronteriza de Trump

AP

Un niño de 8 años identificado por funcionarios guatemaltecos como Felipe Gómez Alonzo murió en la custodia de los Estados Unidos en un hospital de Nuevo México en la víspera de Navidad después de sufrir tos, vómitos y fiebre


Dic 26, 2018
Lectura 7 min
portada post

HOUSTON (AP) – La muerte de dos niños migrantes en poco más de dos semanas suscitó nuevas dudas sobre la capacidad de las autoridades fronterizas de los EE. UU. Para atender a los miles de menores que llegan como parte de una oleada de familias que intentan ingresar al país.

Un niño de 8 años identificado por funcionarios guatemaltecos como Felipe Gómez Alonzo murió en la custodia de los Estados Unidos en un hospital de Nuevo México en la víspera de Navidad después de sufrir tos, vómitos y fiebre, dijeron las autoridades. La causa está bajo investigación, al igual que la muerte el 8 de diciembre de otro niño guatemalteco, Jakelin Caal, de 7 años.

“Hay un verdadero fracaso aquí que todos debemos tener en cuenta”, dijo la Representante entrante, Verónica Escobar, demócrata elegida el mes pasado para representar a El Paso en el Congreso. “Necesitamos saber cuántos otros Jakelins y Felipes han habido”.

Felipe había sido detenido por las autoridades fronterizas de Estados Unidos durante una semana y se mudó entre las instalaciones con su padre, dijeron las autoridades. El último lugar donde se llevó a cabo al niño, después de la primera de las dos visitas al hospital el día de su muerte, fue un puesto de control en la carretera de Nuevo México.

Según sus propios reglamentos, se supone que la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de los EE. UU. Debe detener a las personas por un período de no más de 72 horas antes de entregarlas a otras agencias gubernamentales responsables de la detención a largo plazo. Las instalaciones de CBP son típicamente espartanas, con comida, agua y mantas, pero a menudo no hay profesionales médicos, maestros o algunos de los otros recursos que ofrecen los centros de detención a largo plazo.

De manera similar, Jakelin fue retenida por primera vez con su padre en una pequeña base en la zona rural de Nuevo México que no tenía agua corriente, según los demócratas que la visitaron después de la muerte de la niña.

El sistema del gobierno de los Estados Unidos para detener a los migrantes que cruzan la frontera está gravemente sobrecargado. Las autoridades no dirán cuántos hijos tiene el CBP. Pero los Estados Unidos están viendo un fuerte aumento en las familias con niños.

Kirstjen Nielsen, de Seguridad Nacional, culpó el miércoles a “un sistema que evita que los padres que traen a sus hijos en un peligroso viaje ilegal enfrenten las consecuencias de sus acciones”. Su departamento argumenta que debe detener a más personas para desalentar a otras familias centroamericanas a que intenten migrar.

A raíz de las muertes, Nielsen le pidió a la Guardia Costera que estudiara los programas médicos de CBP y anunció una evaluación “más completa” de todos los niños que ingresan bajo la custodia de la agencia.

Además, las autoridades fronterizas dijeron que completaron los controles de salud en respuesta a la muerte de Felipe de casi todos los niños bajo su custodia. No revelaron los resultados.

El representante Henry Cuellar, un demócrata de Texas que forma parte de un subcomité clave que supervisa los fondos fronterizos, dijo que ha presionado para financiar más alternativas a la detención, como los monitores de tobillo, que dijo que podrían haber sido asignados al padre de Felipe.

Dijo que la administración del presidente Donald Trump ha dado prioridad a un muro fronterizo, el tema del cierre parcial del gobierno desde la semana pasada, sobre la inversión en los puntos de control de CBP que han necesitado atención durante mucho tiempo.

“No están configurados para mantener a las personas durante mucho tiempo”, dijo Cuellar. “Hay tanto dinero que el muro chupa que es difícil abordar algunos de los otros problemas. Desearía que la administración lo entendiera”.

CBP dijo que está revisando todas las opciones disponibles para aliviar el hacinamiento en el sector de El Paso, donde Felipe y su padre fueron detenidos. La agencia también dijo que se ha dirigido a otras agencias gubernamentales para “asistencia médica de emergencia”.

El comisionado de CBP, Kevin McAleenan, dijo en defensa de la agencia que CBP tiene más de 1,500 técnicos médicos de emergencia en el personal y que los agentes llevan a docenas de niños enfermos a los hospitales todos los días.

“Este es un acontecimiento extraordinariamente raro”, dijo McAleenan a “CBS This Morning” sobre las dos muertes de niños. “Ha pasado más de una década desde que un niño falleció en cualquier parte en un proceso de CBP, por lo que esto es simplemente devastador para nosotros”.

No es raro que las familias en El Paso en estos días pasen más de una semana en celdas de detención, como lo hicieron Felipe y su padre, dijo Ruben García, director del refugio de la Casa de Anunciación de El Paso.

Esos problemas son anteriores a la administración de Trump. Durante un aumento de 2014 en la frontera, algunas familias fueron puestas en celdas de detención por hasta 20 días antes de ser liberadas, dijo García.

El inspector general del Departamento de Seguridad Nacional examinó nueve instalaciones de tenencia de CBP a principios de este año. En un informe de septiembre, el inspector general dijo que las instalaciones cumplían con los estándares de CBP y que las personas tenían acceso a alimentos y agua, inodoros, lavabos y artículos de higiene, con “la excepción de la limpieza inconsistente de las salas de espera”.

Solo tres de las nueve instalaciones tenían “personal médico capacitado para realizar exámenes médicos y brindar atención médica básica”, señala el informe. Y las duchas estaban disponibles para los niños no acompañados en solo cuatro instalaciones.

Felipe y su padre fueron trasladados a dos de las instalaciones que examinó el inspector general: primero, el centro de procesamiento en el puerto de entrada de Paso del Norte, luego la estación de la Patrulla Fronteriza de El Paso.

Pero justo después de la 1 am del domingo, los dos fueron transferidos 90 millas (145 kilómetros) a la estación de la Patrulla Fronteriza en Alamogordo, Nuevo México. CBP dijo que los movió “debido a los niveles de capacidad” en El Paso. Al día siguiente, un agente fronterizo notó que Felipe estaba tosiendo y tenía “ojos brillantes”, y lo envió al hospital, dijo la CBP.

“No se me ocurre ninguna razón lógica por la cual se envíe a los niños más vulnerables a un área remota”, dijo Escobar.

De acuerdo con las estadísticas de CBP, los agentes fronterizos detuvieron a 5,283 niños no acompañados por un padre solo en noviembre. Los agentes el mes pasado también detuvieron a 25,172 “unidades familiares”, o padres e hijos juntos. Ambas cifras son máximas para este año.

Los niños que llegan acompañados por un padre deben ir a instalaciones a más largo plazo operadas por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. Pero el sistema de HHS también es tenso. The Associated Press informó este mes que el HHS había detenido a 14,300 niños, la mayoría en instalaciones con más de 100 niños.


Notas relacionadas

Sep 19, 2019
Lectura 2 min

Sep 1, 2019
Lectura 2 min

Comentarios