Este miércoles, se cumplen 60 años del asesinato de la hermanas Mirabal, gracias a ellas se instauró la fecha como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

El 25 de noviembre de 1960, fueron encontradas Minerva, Patria y María Teresa en el fondo de un acantilado de la costa de República Dominicana.

Las tres hermanas y el chofer fueron brutalmente asesinados a golpes, y lanzados a un barranco para simular un accidente.

Su muerte cambió la historia del país, y sesenta años después aún son recordadas como símbolos de lucha.

“Si me matan, sacaré los brazos de la tumba y seré más fuerte”.

Con esta frase, la activista dominicana Minerva Mirabal respondía a quienes le advertían que aliados del régimen del presidente Rafael Leónidas Trujillo (1930-1961) iban a matarla.

Lee: Sinaloa, reprobado en violencia contra la mujer

¿Cómo sucedieron los hechos?

Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, junto a sus esposos y a un centenar de luchadores antidictatoriales eran parte de un movimiento clandestino de izquierda se organizó contra la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo Molina, quien gobernó la República Dominicana desde 1930 hasta su asesinato en 1961.

Dentro de este grupo eran conocidas como Las Mariposas, porque ese era el nombre con que Minerva se identificaba en las relaciones políticas.

“Tenían una trayectoria larga de conspiración y resistencia, y mucha gente las conocía”, le explica a BBC Mundo Luisa de Peña Díaz, directora del Museo Memorial de la Resistencia Dominicana (MMRD).

Las ‘mariposas’ eran mujeres nacidas en una familia acomodada en la provincia dominicana, con carreras universitarias, casadas y con hijos, contaban en el momento de su muerte con cerca de una década de activismo político.

Minerva y María Teresa, ya habían pasado por la cárcel en varias ocasiones, donde fueron torturadas, al igual que sus maridos y el hijo mayor de Patria.

Pero el 9 de agosto de 1960, el dictador Trujillo les concedió el arresto domiciliario, permitiéndoles salir para visitar a sus esposos y para ir a misa. Tras un par de semanas en libertad, Trujillo dio la orden de eliminar a Las Mariposas.

Te recomendamos: Presentan informe sobre violencia digital contra mujeres

El 25 de noviembre de ese año, cuando volvían de la cárcel de visitar a sus esposos, el jeep en el que viajaban fue interceptado por fuerzas militares del dictador, en la provincia de Salcedo, en el centro norte del país.

Fueron interceptadas por un grupo de agentes, golpeadas brutalmente, ejecutadas y arrojadas a un barranco al interior del jeep en que fueron emboscadas


Las mujeres fueron ahorcadas y luego apaleadas, para posteriormente ser lanzadas dentro del vehículo por un precipicio

Después de apresarlas, las condujimos al sitio cerca del abismo, donde ordené a Rojas Lora que cogiera palos y se llevara a una de las muchachas. Cumplió la orden en el acto y se llevó a una de ellas, la de las trenzas largas, María Teresa. Alfonso Cruz Valerio eligió a la más alta, Minerva, yo elegí a la más bajita y gordita, Patria, y Malleta al chofer, Rufino de La Cruz. Ordené a cada uno que se internara en un cañaveral a orillas de la carretera, separadas todas para que las víctimas no presenciaran la ejecución de cada una de ellas. Traté de evitar este horrendo crimen, pero no pude, porque tenía órdenes directas de Trujillo y Johnny Abbes García. De lo contrario, nos hubieran liquidado a todos”, señala un testimonio de Ciriaco de la Rosa, uno de los asesinos, ante el tribunal, junio de 1962.

El asesinato de las hermanas Mirabal conmocionó a la sociedad dominicana. Su muerte solo incrementó la presión contra el gobierno de Rafael Leonidas Trujillo, quien fue emboscado el martes 30 de mayo de 1961 por un grupo de disidentes.

Fue hasta 1981 en el el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe celebrado en Bogotá, Colombia, cuando se tomó la decisión de instaurar el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer en honor de Patria, Minerva y María Teresa Mirabal.