¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Latitud
imagen principal

ClimateEmergency

La deuda contra el cambio climático

Mariana Recamier

Los países que firmaron el protocolo de Kioto llegan a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático sin lograr el principal objetivo de este acuerdo: reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que causan el calentamiento global


Dic 2, 2019
Lectura 6 min
portada post

La vigésima quinta Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) comienza hoy lunes 2 de diciembre en Madrid, España, y tendrá actividades hasta el 13 de diciembre, pero los gobiernos de los países participantes no tienen resultados positivos que presentar en el encuentro y deben desarrollar una nueva estrategia para frenar la crisis climática.

Los gobiernos no lograron resultados desde que firmaron el acuerdo de Kioto, un protocolo y tratado internacional que entró en vigor el 16 de febrero de 2005 y que tiene el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que causan el calentamiento global.

La vigencia del protocolo de Kioto finaliza en 2019 y en enero de 2020 se implementará el Acuerdo de París

La Conferencia de Madrid es la última edición de este encuentro antes de llegar a 2020, cuando las naciones deben presentar nuevos planes de acción climática. Entre los muchos elementos que deben ser resueltos está el financiamiento de la acción climática en todo el mundo.

“Este año se hace una revisión de los compromisos que se hicieron en el protocolo Kioto, pero ningún país ha cumplido, al contrario. Hace 20 años se hablaba de que en 2030 la temperatura de la tierra no tendría que exceder los dos grados centígrados, pero ahora nuestro plan es no rebasar los tres grados”, explica Adrián Sánchez, especialista en cambio climático y economías circulares.

Los niveles de los gases de efecto invernadero que atrapan el calor en la atmósfera alcanzaron un nuevo récord sin precedentes, de acuerdo con el comunicado más reciente sobre el tema de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

El documento muestra que la concentración media mundial de dióxido de carbono alcanzó las 407.8 partes por millón (ppm) en 2018, tras ser de 405.5 ppm en 2017. Los niveles mundiales de dióxido de carbono sobrepasaron el simbólico umbral de 400 partes por millón en 2015.

El dióxido de carbono contribuyó en casi 80 por ciento al incremento total de gases de efecto invernadero a nivel mundial, según las cifras proporcionadas por la Administración Nacional del Océano y de la Atmósfera (NOAA) de Estados Unidos.

“No hay indicios de que se vaya a dar una desaceleración, y mucho menos una disminución, de la concentración de los gases de efecto invernadero en la atmósfera a pesar de todos los compromisos asumidos en virtud del Acuerdo de París sobre el cambio climático”, dijo el Secretario General de la OMM, Petteri Taalas.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) advirtió en su Informe de Brecha de Emisiones de 2019 que las emisiones se necesitan reducir 7.6 por ciento anual desde 2020 hasta 2030 para cumplir el objetivo acordado de limitar el aumento de las temperaturas a 1.5 gases centígrados en comparación con niveles preindustriales.

El mundo es 1.1 grados centígrados más cálido que al inicio de la revolución industrial, de acuerdo con registros de la ONU

Sánchez, quien asiste a la COP25, asegura que hay países que parece desarrollaron estrategias para cumplir el acuerdo de Kioto y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero como Costa Rica, Chile y regiones como Europa, pero asegura que solo migraron sus sectores e industrias más contaminantes a otras naciones.

“Los países europeos no han dejado de generar emisiones, sino que han migrado sus empresas que más contaminan a países en vías de desarrollo gracias al tema de financiamiento de deudas externas”, comenta el especialista.

Por ejemplo, siete empresas europeas operan en la producción de gas mediante la técnica de fracking en el yacimiento de Vaca Muerta, Argentina, según el Observatorio Petrolero Sur (Opsur).

La plataforma de organizaciones Enlace por la Justicia Energética y Socioambiental informa que hubo catorce hechos contaminantes provocados por el fracking en este yacimiento entre marzo de 2014 y enero de 2018: explosión de pozos, incendios con llamas de hasta 15 metros de altura, derrames en zonas de producción de peras, roturas de canales de riego y 240 mil litros de agua tóxica derramada sobre chacras, entre otros.

Caso México

México ratificó el protocolo de Kioto en el año 2000, pero Sánchez asegura que el gobierno mexicano actual no actúa para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero.

El gobierno de México lo que busca es carbonizar un país con uno de los principales pulmones del mundo que aloja 30 por ciento de la biodiversidad mundial

- Adrián Sánchez

Especialista en cambio climático

El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP, por sus siglas en inglés), destacó en su informe sobre la Brecha de Emisiones 2019 que algunas decisiones tomadas este año por el gobierno mexicano representan retrocesos en políticas ambientales, por ejemplo, la construcción de una nueva refinería y del Tren Maya.

El reporte también señala que el Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (Prodesen), adoptado en junio de 2019, limita el uso de energía limpia, aumenta la generación de combustibles fósiles y reduce la energía eólica y las tasas de crecimiento de energía solar.

“Los planes para el sector incluyen la modernización de las centrales eléctricas de gas y carbón, además de que presentó un Plan Nacional de Refinación destinado a ‘rescatar’ la industria petrolera de México y lograr la independencia energética a través de la rehabilitación de seis refinerías de petróleo y la construcción de una nueva en Dos Bocas, Tabasco, y un plan para construir un ferrocarril en la Península de Yucatán. Estos tres proyectos de infraestructura han enfrentado críticas nacionales e internacionales”, cita el documento.

Acciones urgentes para revertir el cambio climático

Ante esta situación, el especialista comenta que los aspectos que deberían atender los gobiernos que participan en la COP25 para disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero son descarbonización del mundo, el manejo y reutilización de residuos y la implementación de métodos más limpios en la agricultura.

Además, el especialista sugiere que los representantes de los países se comprometan a cumplir cinco pasos que se apliquen a nivel mundial para frenar la crisis climática.

“Se pueden homologar cinco pasos que todo mundo aplique. Una de las propuestas puede ser dejar de usar el coche un día a nivel global e instaurarlo en las grandes ciudades”, concluye el especialista.

Si las tendencias actuales persisten, se espera que las temperaturas globales aumenten entre 3.4 y 3.9 grados centígrados este siglo, según la ONU.

También puedes leer: Acuerdo de París debe potencializarse

Comentarios