66

soldados de Israel murieron en el conflicto


Medios internacionales acusan a Netanyahu de recurrir a diatribas racistas y sembrar el miedo para consolidar su victoria electoral 

La victoria de la derecha conservadora de Israel significa una derrota para los palestinos y su objetivo de conseguir un Estado.

Tras una cerrada campaña, el recién reelecto primer ministro, Benjamín Netanyahu, ganó con la promesa de no permitir la creación de un Estado de Palestina y con una advertencia sobre el riesgo de la influencia “árabe” en los comicios. 

Con seis escaños de ventaja sobre su más cercano rival, el partido de Netanyahu, Likud, venció a la Unión Sionista, una coalición de centroizquierda que amenazaba con quitarle la victoria al actual jefe de Gobierno.

Analistas perciben que el primer ministro adoptó posturas de derecha más radicales para asegurar su triunfo.

“El descarado rechazo de Netanyahu a un Estado de Palestina y su diatriba racista contra los votantes árabe-israelíes del martes mostraron que abandonó todo intento de representar a todos los israelitas”, publicó The New York Times en un editorial. 

“En su desesperación, Netanyahu recurrió a sembrar el miedo y a ataques anti-árabes mientras falló en abordar los problemas en que los que los israelíes mostraron más preocupación, como el alto costo de vida y las viviendas”. 

Palestinos resignados

Aunque en el 2009 apoyó, con reservas, la creación de un Estado para Palestina, el primer ministro reivindicó su postura este lunes, en medio de encuestas de opinión que revelaban un empate técnico.

“Pienso que cualquiera que establezca hoy un Estado palestino y evacue tierras está dando motivos para que haya ataques radicales en contra de Israel”, argumentó el conservador en una entrevista a los medios. 

Medios internacionales reportan que los palestinos están tan desilusionados con el proceso electoral en Israel, que mejor enfocarán sus esfuerzos en ganar apoyo internacional, como el que ya han expresado algunas naciones europeas.

“No hay cómo adornar esto: la sorprendente victoria de Benjamín Netanyahu en las elecciones del martes es un completo desastre para la defensa de la paz en Israel y, por extensión, para los palestinos”, escribió Zack Beauchamp en Vox. 

El medio estadounidense Politico advirtió que las declaraciones del líder israelí podrían modificar la política exterior de la Casa Blanca, aunque el vocero ha afirmado que defenderán las negociaciones de paz. 

Es por ello que especialistas creen que habrá más roces entre Netanyahu y el presidente Barack Obama, quien se ha mostrado molesto por la belicosidad del israelí y su discurso ante el Congreso de EU por invitación de los republicanos.

Árabes en riesgo

Al primer ministro también lo han acusado de ser racista por sus declaraciones contra los árabes, que conforman el 21 por ciento de la población de Israel. 

“El gobierno de derecha está en peligro. Votantes árabes se están dirigiendo a las urnas en masa. ONG’s de izquierda los están llevando en autobuses”, afirmó Netanyahu en sus redes sociales durante el día de la elección.

Ian Bremmer, presidente de la consultora política Grupo Eurasia, escribió ayer en Time que este es sólo el comienzo.

Advierte que Netanyahu podría adoptar una ley de nacionalismo judío que defina a Israel como el “Estado-nación de los judíos”, eliminaría el árabe de la lista de idiomas oficiales e incentivaría las ocupaciones judías en Cisjordania y Jerusalén. 

“Desafortunadamente, esto deja a los palestinos con nada más que frustración. Una solución para este conflicto crónico raramente se ha visto así de lejano”, dijo.

A esto se le suma la actitud contundente que Netanyahu ha adoptado frente al acuerdo nuclear de Irán, lo que también contribuiría a la intensificación de la violencia en Medio Oriente, según expertos.

Las posturas de Benjamín

> Palestina

“Pienso que cualquiera que establezca hoy un Estado palestino y evacue tierras está dando motivos para que haya ataques radicales en contra de Israel”

> Árabes

“El gobierno de derecha está en peligro. Votantes árabes se están dirigiendo a las urnas en masa. ONG’s de izquierda los están llevando en autobuses”.

> Irán

“No se engañen. La guerra entre Irán e ISIS no convierte a Irán en amigo de Estados Unidos. Irán e ISIS están compitiendo por la corona de los militantes del islam”

Benjamín Netanyahu
Primer ministro de Israel