El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, recibió la primera dosis de la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por Pfizer y BioNTech en el hospital ChristianaCare Christiana, en Newark, Delaware.

El mandatario recibió la vacuna frente a las cámaras de televisión con el objetivo de infundir confianza y seguridad entre la población ya que será el próximo año cuando comience su distribución generalizada.

De hecho, Joe Biden no fue el único que recibió la primera dosis de la vacuna contra el COVID-19 en público, sino también su esposa Jill quien también expresó su confianza en el despliegue médico contra la pandemia.

Además, después de que ambos recibieran esta primera dosis, será en 21 días, específicamente el 11 de enero, cuando se reciba la segunda dosis, es decir unos días antes de que se asuma como presidente de los Estados Unidos.

Biden dijo a los estadounidenses que “no hay nada de qué preocuparse” cuando se vacunen y que mientras tanto deben seguir usando cubrebocas y “escuchando a los expertos”.

Asimismo, reiteró la importancia de “mantener la distancia social”, y de cara a las Fiestas, pidió que la gente que “no tiene que viajar, que no lo haga”. Además, destacó la labor del personal sanitario, a quienes calificó de “héroes”.

Incluso, Biden se ha comprometido a hacer de la lucha contra el coronavirus, que ha matado a más de 300 mil estadounidenses e infectado a más de 17 millones, su máxima prioridad cuando asuma el cargo el 20 de enero. 

A los 78 años, está en el grupo de alto riesgo para la enfermedad respiratoria. La futura vicepresidenta, Kamala Harris, se vacunará la semana siguiente.

Lee: Dialogan AMLO y Biden sobre migración