El gobierno italiano decretó el estado de emergencia en Génova por 12 meses tras el derrumbe del puente que causó casi 40 muertes en esta ciudad, indicó este miércoles el primer ministro italiano Giuseppe Conte.

La decisión fue anunciada desde la prefectura genovesa al término de un consejo de ministros durante el cual adjudicaron un fondo de cinco millones de euros para la ciudad.

Conte decretó también una jornada de duelo nacional y confirmó que el gobierno va a revocar el contrato de concesión de las autopistas a la firma Autostrade Autostrade per l’Italia.

El primer ministro dijo que la empresa era responsable de asegurar la seguridad del puente y que el gobierno no esperará al resultado de la investigación penal del incidente para tomar medidas.

El primer ministro designará un comisario especial para la reconstrucción. Se trata de las primeras medidas oficiales que toma el gobierno populista un día después del dramático desplome del viaducto de la autopista de Génova.

Ante de las declaraciones de Conte, el ministro de Infraestructuras Danilo Toninelli aseguró en un mensaje publicado hoy en Facebook que todavía hay muchos desaparecidos.

“Primero viene la emergencia y la lucha contra el tiempo: todavía hay muchos desaparecidos que encontrar, los heridos que atender como ya está ocurriendo y familiares de las víctimas que consolar”, publicó Toninelli.

Más de 30 muertos

El ministro del Interior Matteo Salvini confirmó hoy que 39 personas murieron por el derrumbe del puente, entre ellas tres menores de ocho, doce y trece años. También se registraron 16 heridos, algunos graves, según cifras de Protección Civil.