¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Latitud
imagen principal

MxAmaEnLibertad

Islas para la igualdad

Mariana Recamier

Los mexicanos ya se pueden casar con personas de su mismo género en las representaciones del gobierno en el exterior, mientras los homosexuales de otras ciudadanías son castigados por sus preferencias en los países donde se encuentran estas oficinas consulares


May 22, 2019
Lectura 5 min
portada post

Las parejas integradas por mexicanos gays o mexicanas lesbianas ya se pueden casar en el extranjero. La Secretaría de Relaciones Exteriores autorizó el matrimonio entre personas del mismo género en las más de 150 representaciones que el gobierno tiene en el exterior.

Sin embargo, México cuenta con oficinas consulares en naciones donde el matrimonio igualitario aún no es legal como China, Guatemala, Italia y otros 50 países. En estos territorios, los espacios diplomáticos mexicanos ahora son islas de igualdad para las personas homosexuales.

No obstante, sólo los mexicanos pueden acceder a este derecho como a cualquier otro trámite consular, es decir, un individuo con otra ciudadanía no se puede casar con una persona de su mismo género en una oficina consular mexicana.

La doctora en derecho María Elena Mansilla y Mejía confirma que esta modificación en los procesos consulares sólo aplica para los ciudadanos mexicanos porque son los únicos que se rigen por la ley del país.

Mansilla y Mejía agrega que las oficinas consulares son una extensión de México y por eso no intervienen las políticas de los países donde están ubicadas las representaciones del gobierno.

“El consulado es una extensión del territorio mexicano entonces no se aplican las costumbres o políticas de los países en los que se encuentren estas oficinas. No debe existir ningún problema para otorgar este derecho porque sería una invasión a la soberanía del país”, explica la doctora

El matrimonio igualitario no es legal en más de 50 países donde México tiene oficinas consulares. En Guatemala no está reconocido el matrimonio entre personas del mismo género, ya que el Código Civil establece que “el matrimonio es una institución social por la que un hombre y una mujer se unen legalmente, con ánimo de permanencia y con el fin de vivir juntos, procrear, alimentar y educar a sus hijos y auxiliarse entre sí”.

En el país centroamericano no existe reconocimiento legal de las parejas del mismo género en forma de matrimonio o de unión civil, aunque tampoco se encuentra restringido por la Constitución.

En China tampoco es legal el matrimonio igualitario e incluso la actividad sexual entre homosexuales era considerada ilegal hasta que fue despenalizada en 1997.

La misma situación se da en algunos países europeos en los que los mexicanos cuentan con representación consular, por ejemplo, el matrimonio entre personas del mismo género no es legal en Italia, sin embargo, la unión civil fue aprobada a nivel nacional el 20 de mayo de 2016.

La lista sigue e incluye países de todos los continentes. Mexicanos homosexuales ya se pueden casar en las representaciones ubicadas en Argelia, Costa Rica, Egipto e Israel, pero los ciudadanos de estos países no lo pueden hacer con personas de su mismo género.

Pena de muerte para los homosexuales

En algunos casos, los ciudadanos que forman parte de la comunidad LGBTI ni siquiera pueden expresar sus preferencias en países donde los mexicanos ya tienen acceso al matrimonio con personas de su mismo género, por ejemplo, la homosexualidad es un crimen penado con la muerte en Arabia Saudita y esta nación cuenta con una embajada mexicana y consulados donde es posible tramitar un matrimonio igualitario.

Irán es otro de los países que cuenta con representación mexicana. Al igual que en Arabia Saudita el Código Penal Islámico iraní contempla la pena de muerte por el delito de sodomía. De acuerdo con el artículo 233 del capítulo 2, “el livat (sodomía) será castigado con la pena de muerte para la parte pasiva”.

Irán y Arabia Saudita castigan la homosexualidad con pena de muerte

El matrimonio igualitario entre mexicanos es posible en el exterior desde el 16 de mayo cuando el canciller Marcelo Ebrard firmó un oficio en el que instruyó al titular de la Subsecretaría para América del Norte, Jesús Seade Kuri, a hacer las adecuaciones necesarias a los procedimientos consulares para que todas las personas mexicanas, sin distinción de preferencias, puedan contraer matrimonio en las oficinas consulares de México en todo el mundo.

A partir de esa fecha, todas las oficinas consulares pueden celebrar el matrimonio de dos ciudadanos mexicanos, indistintamente de sus preferencias sexuales.

Este acto formó parte de la celebración por el Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia, el cual conmemora la eliminación de la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales por parte de la Organización Mundial de la Salud.

Durante la presentación de la modificación de los procesos consulares, el canciller resaltó que la democracia es parte esencial de la identidad mexicana, por lo no se puede construir un país democrático si se excluye a una parte de la sociedad.

“Lo que estamos haciendo es extender una instrucción en todos los consulados de México… para suprimir la interpretación que es discriminatoria, persecutoria y contraria a lo que queremos que sea nuestro país: una sociedad igualitaria, libertaria, progresista y feliz. Es un derecho de todos los mexicanos poder celebrar el matrimonio como ellos quieran, el Estado no tiene que invadir esa esfera”

- Marcelo Ebrard

Canciller mexicano

Con las nuevas modificaciones a los procesos consulares los mexicanos homosexuales pueden casarse en países donde los propios ciudadanos locales ni siquiera tienen derecho a demostrar sus preferencias.

Comentarios