Un medicamento antiinflamatorio, el tocilizumab, reduce el riesgo de muerte entre los pacientes hospitalizados por COVID-19, reveló un ensayo clínico divulgado este jueves en el Reino Unido. 

“Por cada 25 pacientes tratados con tocilizumab, se salvaría una vida adicional”, indican los responsables del ensayo clínico británico.

Tocilizumab, que se vende bajo la marca Actemra, es un fármaco de anticuerpos monoclonales antiinflamatorios intravenosos.

De acuerdo con la investigación, la combinación de tocilizumab, un fármaco usado hasta ahora para tratar la artritis reumatoide, y un corticoide como la dexametasona, funciona en los pacientes más graves con COVID-19.

Lee: Lo que sabemos de Plitidepsina, fármaco que reduce casi 100% la carga viral del coronavirus

Además, este medicamento reduce la estancia de los pacientes en el hospital y reduce la necesidad de respiración artificial.


Ahora sabemos que los beneficios del tocilizumab se extienden a todos los pacientes con COVID con niveles bajos de oxígeno e inflamación significativa

Peter Horby

Profesor de enfermedades infecciosas en la Universidad de Oxford e investigador principal conjunto de Recovery

El mismo ensayo clínico a gran escala, que cuenta con la colaboración del sistema de salud público del Reino Unido, ya había detectado en junio que la dexametasona, una sustancia de bajo costo que reduce la inflamación, contribuye a salvar vidas entre los pacientes más graves de COVID-19.

Los investigadores han determinado que aunque el tocilizumab solo reduce por sí solo un 4 por ciento la mortalidad, el efecto se amplifica al ser utilizado en combinación con el corticoide.

Los resultados mostraron que el tratamiento con tocilizumab redujo significativamente las muertes: 596 (29%) de los pacientes del grupo de tocilizumab murieron en 28 días, en comparación con 694 (33%) pacientes del grupo de atención habitual.

El estudio se realizó en pacientes hospitalizados con hipoxia -déficit de oxígeno- e “inflamación significativa” que necesitaban ventilación mecánica invasiva, según un comunicado emitido por los responsables del ensayo Recovery, dirigido por la Universidad de Oxford.


Usado en combinación, el impacto es sustancial

Martin Landray

Profesor de medicina y epidemiología de Oxford

Te recomendamos: Científicos descubren que fármaco contra la gota ayuda en el tratamiento de COVID-19