Aunque el 70 por ciento de la superficie de la Tierra es agua, un porcentaje muy pequeño es útil para el consumo humano, y día tras días, el agua potable se va terminando.

En el Día Mundial de Agua, la Organización de las Naciones Unidas, por medio de su división de Medio Ambiente, informó que actualmente existen más de 2 mil millones de personas en todo el mundo que no tienen acceso al líquido vital. Además, cerca de 5 mil millones de personas no cuentan con servicios de saneamiento.

Bajo el lema “La Naturaleza al servicio del agua”, la ONU recalcó que la problemática no es menor y representa uno de los grandes retos a resolver en este siglo XXI.

Desde la década de los 90, de acuerdo con la ONU la escasez de agua potable a empeorado debido a que gran cantidad de los ríos de África, Asia y América Latina, sufren severos daños de contaminación.

“Tenemos que lidiar con la paradoja del agua. El agua es la esencia de la vida, pero no la guardamos lo suficiente. Es hora de cambiar mentalidades, no se trata de desarrollo versus medio ambiente”, dijo el director de ONU Medio Ambiente, Erik Solheim.

escasez de agua potable en el mundo

La previsión es que la demanda de agua aumente en casi un tercio en 2050, mientras que los ecosistemas de agua dulce se degradan “a un ritmo alarmante: un 64 por ciento del área de humedales naturales en todo el mundo se ha perdido debido a actividad humana en el último siglo”, de acuerdo con la información revelada por Naciones Unidas.

El Informe 2018 de Naciones Unidas sobre Desarrollo Mundial del Agua aclara que a pesar del avance en la aplicación de la infraestructura ecológica, se debe progresar mucho más en el “equilibrio más apropiado, rentable y sostenible entre la infraestructura gris y las soluciones basadas en la naturaleza”.

En un texto para este informe, la directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay, explicó que “la demanda de agua aumentará en todos los sectores, por lo que el desafío es satisfacer esta demanda de una manera que no exacerbe los impactos negativos en los ecosistemas”.

De acuerdo con datos de ONU-Agua, más del 80 por ciento de las aguas residuales generadas en el mundo vuelve a los ecosistemas sin ser tratada ni reciclada.

Asimismo, cerca mil 800 millones de personas usan una fuente de agua contaminada por material fecal, lo que las pone en riesgo de contraer el cólera, la disentería, la tifoidea, entre otras, mientras que por falta de agua potable y saneamiento mueren unas 842 mil personas al año.

Ante ello, el mecanismo de Naciones Unidas sugiere el tratamiento del agua como una forma segura, sostenible y asequible, así como para obtener nutrientes y otros materiales recuperables.

PODRÍA INTERESARTE: AQUA 2020, EL PROYECTO CIENTÍFICO QUE BUSCA RESOLVER LA ESCASEZ DE AGUA EN MÉXICO