Desde Ámsterdam –ciudad conocida por sus políticas de tolerancia hacia las drogas y por sus famosos coffee shops con mariguana a la venta–, Paul van der Velpen, responsable de Salud Pública en la capital de los Países Bajos, afirmó que el azúcar es una forma de adicción.

“Al igual que el alcohol y el tabaco, realmente el azúcar es una droga”, escribió en un comunicado publicado el pasado 12 de septiembre en el sitio web de la dependencia. 

Van der Velpen advirtió que esta sustancia crea un deseo insaciable, a diferencia de la grasa y otros alimentos. “Cuando alguien come azúcares, querrá más, incluso cuando la sensación de hambre ha pasado. Dale huevos alguien y va a dejar de comer en un momento dado”, continuó. 

“En realidad, el azúcar es una forma de adicción. Es tan difícil deshacerse de la tentación de comer alimentos dulces como el dejar de consumir tabaco”. Es por esto, explicó, que las dietas solo funcionan temporalmente y la terapia de adicción sería mejor en este caso.

“Esto puede parecer exagerado y descabellado, pero el azúcar es la droga más peligrosa de todos los tiempos y puede ser adquirida fácilmente en todas partes”, dijo el funcionario después de alertar que la epidemia de obesidad se está expandiendo y esto derivará en altos costos para la salud.

La intención del artículo es motivar a los gobiernos a desalentar el uso del azúcar y concienciar a los usuarios de sus riesgos.