El presidente Nicolás Maduro lanzó ayer un nuevo plan de seguridad que contará, en su etapa inicial en la región capital, con mil 200 militares y 800 policías para hacer frente a la creciente delincuencia.

La decisión fue tomada en medio de críticas de analistas y organizaciones de derechos humanos que sostienen que los uniformados no tienen formación para atender la seguridad ciudadana.

Sin embargo, Maduro activó el plan especial de seguridad “Patria Segura” que aspira incorporar a 3 mil militares a las labores de combate a la delincuencia.

Se calcula que en el país sudamericano la tasa de homicidios es de 55 por cada 100 mil habitantes, con por lo menos 16 mil muertos al año. El año pasado registró la quinta tasa de homicidios más alta del mundo.

El asesor en materia de seguridad del bloque opositor, Luis Izquiel, se mostró pesimista ante el nuevo plan y añadió que mientras no se atienda el problema de la impunidad y la “proliferación de las armas de fuego ilegales”, persistirá la situación. (Fuente: AP)