¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Latitud
Nacional
imagen principal

EUROPA2012

Despertando con nuevo líder

Helene Fouquet

Después de tener un presidente apodado “Sarko, El Americano”, Francois Hollande se ajusta a retomar el papel tradicional de los líderes franceses. Y no es precisamente del agrado de sus aliados.


May 7, 2012
Lectura 8 min
portada post

"Está en el interés de Merkel y Hollande el tener un buen funcionamiento, incluso construir una una buena relación con rapidez”

- Nicolás Veron

Instituto de Investigación de Brujas

"El nuevo líder francés va a tener que actuar por Europa y con Europa. La tarea será difícil”

- Christine Ockrent

Periodista belga

"Trataremos de evitar ser un elemento de problemas”

- Francois Hollande

Después de tener un presidente apodado “Sarko, El Americano”, Francois Hollande se ajusta a retomar el papel tradicional de los líderes franceses. Y no es precisamente del agrado de sus aliados.

Hollande se ha comprometido a acelerar la retirada francesa de Afganistán y cuestionó la estrategia de volver a la OTAN diseñada por Sarkozy. Busca negociar con Angela Merkel aquello que conquistó a los votantes: cambiar la política de austeridad.

La política exterior será prioridad en la agenda durante sus primeros días. y se planea que visite a Merkel tras su toma de posesión la próxima semana.

Después de eso, dará sus primeros pasos en el escenario mundial en la Cumbre del G8 en Camp David para después asistir a una cumbre de la OTAN en Chicago.

Al convertirse en el séptimo presidente de Francia desde la fundación de la Quinta República en 1958, Hollande dijo que había pedido la retirada de Afganistán de las tropas de combate a finales de 2012.

“Como candidato de la oposición a Sarkozy tuvo que tomar estas posturas”, dijo en entrevista Hubert Védrine, ex ministro de Asuntos Exteriores.

“Sus posturas en cuanto a política exterior responden a demandas internas en el país. Ahora inicia el momento para la discusión y los compromisos”.

Como candidato, Hollande trató de encontrar el equilibrio que en ocasiones se se le escapó de las manos a sus predecesores en la relación con Estados Unidos.

Con Jacques Chirac las relaciones se tensaron después de oponerse a la invasión en Irak, pero el clima se suavizó con la llegada de Sarkozy quien llegó a llamar al entonces candidato Barack Obama “su colega”.

“Trataremos de evitar ser un elemento de problemas”, fue lo que dijo a los reporteros durante un encuentro en Chicago.

“Aunque tengamos divergencias en el análisis con respecto a la OTAN y Afganistán, estamos plenamente conscientes de que somos aliados y por ende, socios”.

Hollande apoyó la misión estadounidense de invadir Afganistán en 2001.

No obstante, votó en contra de la decisión de Sarkozy refrente a agregar más tropas en 2008, diciendo que la misión francesa “ya había concluido”.

A pesar de comprometerse a sacar el resto de los soldados involucrados en la misión de la OTAN, argumentó que no “impondría su decisión a los demás países”.

Las apuestas políticas en Chicago aún se mantienen altas por Hollande. “No hay que olvidar que hay elecciones legislativas en Junio y es prioritario para él ganar la mayoría”, dijo Francois Heisbourg, presidente del Instituto de Estudios Estratégicos.

Si bien Hollande prometió que no anularía la decisión de Sarkozy en 2009 de readherirse a la OTAN, cuestionó los beneficios tangibles de permanecer ahí.

“Preservaremos nuestra independencia”, dijo durante un discurso en marzo.

El estilo personal de Hollade también contrasta con el de su predecesor, a quien se le conoció un temperamento volátil.

Un cable estadounidense filtrado por Wikileaks en 2007 advirtió: “estar en una habitación con Sarkozy es suficiente para que cualquiera persona sufra altos niveles de estrés”.

El presidente electo ha permanecido fuera de los reflectores durante gran parte de su carrera.

Hollande, de 57 años, ha representado a la ciudad de Corrèze durante 24 años en el Parlamento y fue jefe del Partido Socialista durante 11 años.

Como líder de su partido, Hollande se encontró con sus homólogos socialistas de todo el mundo.

Se reunió con el jefe de Estado polaco Bronislaw Komorowski, en marzo. En octubre visitó Madrid y conoció al ex presidente brasileño Lula da Silva.

Al mismo tiempo, ha formado una imagen personal que es similar a la del presidente de Estados Unidos: “sin drama, sin sorpresas: la receta Obama”, así lo definió Justin Vaisse, analista del Instituto Brookings.

Las relaciones con Alemania pueden ser el mayor obstáculo al comienzo del mandato de Hollande. Merkel, la líder del socio comercial más grande de Francia, se opuso a las propuestas de Hollande.

El presidente electo francés se aferra a rechazar las medidas estrictas en Europa para subsanar el déficit presupuestal, lo que no es del agrado de la canciller alemana.

Las múltiples reuniones con Obama en su visita a Estados Unidos dan pistas de las posibles posturas que tomará Hollande con respecto a Irán, Siria y las consecuencias de la Primavera Árabe.

El nuevo presidente dijo en repetidas ocasiones durante su campaña que no se apartaría de las políticas de Sarkozy.

Un punto débil para Hollande puede ser su estado civil. Sin estar casado, mantiene una relación con Valerie Trierweiler, periodista para la revista Paris Match, en un hecho sin precedentes en Francia.

Para darnos una idea del protocolo, Sarkozy tuvo que casarse con Carla Bruni en una visita a la India con la Reina Isabel en 2008 para evitar problemas.

Veremos que tan diferente puede ser el flamante mandatario francés con respecto a su impopular predecesor.

Y Merkel dice: No

La canciller alemana Angela Merkel rechazó cualquier intervención gubernamental como forma de estimular el crecimiento económico en Europa.

Esta decisión choca con las propuestas del nuevo presidente francés Francois Hollande, incluso antes de que éste tome protesta.

Tras la victoria electoral socialista en Francia, la primera respuesta de Merkel fue rechazar cualquier programa de estímulo tras la crisis financiera.

Ella y Hollande hablarán “abiertamente” sobre la forma de crecimiento a seguir, una discusión que se está llevando a cabo en toda Europa y “en la que el nuevo presidente francés traerá sus propios argumentos”.

“Esta discusión no se trata acerca si debemos buscar la consolidación de las actuales políticas o el crecimiento, está completamente claro que necesitamos ambas”, dijo Merkel a los reporteros horas después de saber la noticia.

“Más bien, creo que el núcleo de la discusión se refiere a si es necesario volver a los programas financiados por la deuda económica, o si necesitamos elementos de crecimiento que sean sostenibles y orientados hacia el fortalecimiento económico de ciertos países.”

Merkel ha invitado al presidente electo de Francia a Berlín en una visita inaugural que espera ocurra “muy pronto”. Hollande ganó el domingo después de que durante su campaña propuso reabrir el pacto fiscal de la Unión Europea y centrarse en los esfuerzos por estimular el crecimiento. Es aquí donde surge un completo choque con la insistente austeridad propuesta por Merkel.

La canciller, quien se encuentra a cargo de la mayor economía de Europa, reiteró su oposición a renegociar el tratado fiscal, diciendo que esto “no es un tema de debate”.

“Si comenzamos a pensar que se puede renegociar el pacto, entonces Grecia podría venir y decir que quiere renegociar el paquete troika, entonces, probablemente los otros países sigan su ejemplo”, dijo Merkel. “Eso simplemente no se puede hacer”.

Añadió que “es de suma importancia” que los programas de rescate internacional acordados con Grecia “continúen en su implementación” incluso después de resultados electorales “nada sencillos” que trajeron un apoyo sin precedentes a partidos que se oponen al rescate.

“Este proceso es difícil, pero a pesar de todo, debe seguir adelante”, dijo Merkel.

“Será recibido en Alemania con los brazos abiertos y vamos a trabajar juntos” expresó la canciller con respecto a Hollande. “La cooperación franco-alemana es esencial para Europa. Y como todos queremos que Europa pueda triunfar, esta cooperación se iniciará muy rápidamente”.

La cuestión será qué tipo de cooperación se pretende llevar: la que Merkel imponga o la que Hollande proponga. Cualquiera que prevalezca al final, ojalá sea lo mejor para Europa.

Fuente: Washington Post.

Popcast: La nueva era

Revisa en la versión audio la jornada electoral en Francia
http://www.reporteindigo.com/video/un-nuevo-rumbo

Comentarios