En Maryland,Washington, un grupo de dentistas activistas están promoviendo entre sus colegas que aprovechen las visitas de sus pacientes para examinarlos y así detectar abuso doméstico.

Estudios de violencia en el hogar han revelado que la mayoría de las víctimas sufren heridas en la zona de la cabeza., signos de abuso sexual infantil comúnmente se encuentran en la boca. Estas zonas pueden ser vistas por los odontólogos.

El grupo denominado PANDA (Prevención al abuso y negligencia a través de la conciencia de dentistas) busca que se pueda examinar a los pacientes y buscar su salud no sólo dental sino emocional.

Desde 2015, en Maryland, los dentistas deben asistir a un curso para detectar abuso y negligencia si quieren renovar su licencia. Otros estados en norteamerica han revisado tomar medidas parecidas.

Recomendado: Hoy se celebra el Día Mundial de la Esclerosis Múltiple

Algunas escuelas dentales ya entrenan a sus alumnos para reconocer síntomas de abuso; no sólo se les enseña a notar moretones sino actitudes de miedo o ansiedad. La Universidad Tuffts incluso ofrece un programa para apoyar confidencialmente a las víctimas en refugios. 

Se ha dudado de la efectividad de este tipo de medidas en el impacto en las denuncias a los abusos, en 2014 un estudio no encontró evidencias de que hubiera disminuido la violencia. 

Algunos doctores han referido que en lugar de enfocarse en detectar a víctimas, los médicos deberían dedicarse a conectar a las personas que ya se sepa que son víctimas con las instituciones adecuadas. 

Con información de Slate.