"Pudo haber sido cualquier situación de un presidente reelecto o electo (...) y estar en el exterior, resulta que por un mal tiempo no puede salir para la Asamblea el 10 de enero. Eso quiere decir un hecho sobrevenido y lo tiene que hacer después ante el Supremo”
Cilia FloresProcuradora general de Venezuela
La ausencia del líder de la denominada “Revolución Bolivariana” ha incrementado enormemente la presión para que se decrete ya su “falta absoluta” y se convoquen nuevas elecciones
El debate sobre si es o no constitucional no acudir a la juramentación y aplazar el evento acapara ahora toda la atención

Los ojos del mundo están puestos en Venezuela. Y esto porque mañana, jueves 10 de enero, el presidente Hugo Chávez tendría que estar en el país tomando posesión de su cargo después de haber ganado las elecciones que se celebraron el pasado 7 de octubre de 2012.

Sin embargo, desde el 10 de diciembre del año pasado Chávez está en Cuba, donde fue para operarse después de que el cáncer que padece y del que parecía haberse recuperado en los últimos meses de la campaña electoral se agravara de nuevo.

Con su ausencia, la tensión no cesa de aumentar. La oposición habla de divisiones internas en el chavismo, considera que es inconstitucional que el presidente siga en funciones desde Cuba y que es fundamental que acuda a jurar el cargo.

Por su parte, el vicepresidente y representante de Chávez durante su ausencia en base a lo establecido por el artículo 234 de la Constitución, Nicolás Maduro, declaró el viernes 4 que jurar el cargo es un mero “formulismo” y que si el presidente no acude no pasará nada.

Maduro puede suplir las faltas del presidente hasta por 90 días, prorrogables por decisión de la Asamblea Nacional hasta por otros 90 días más según la norma constitucional.

Ayer, después de numerosas especulaciones sobre lo que podría pasar si no asistía a la juramentación, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, indicó durante una sesión, según informó AP, que el vicepresidente Nicolás Maduro había enviado al congreso una misiva en la que se señalaba que Chávez pidió informar a ese cuerpo que, por recomendaciones del equipo médico, su proceso de recuperación “deberá extenderse más allá del día 10 de enero del año en curso”, y que por ese motivo “no podrá comparecer” ante la Asamblea Nacional para el acto de juramentación.

Ya el lunes el vicepresidente Nicolás Maduro había informado que Chávez podía permanecer en su cargo después del 10 de enero y juramentar ante el Tribunal Supremo en una fecha aún por determinar.

Esto provocó la publicación de numerosos artículos que se lanzaban a interpretar de nuevo la Constitución y, en concreto, el artículo 231.

La Constitución y sus interpretaciones

El artículo 231 establece lo siguiente: “El candidato elegido o candidata elegida tomará posesión del cargo de Presidente o Presidenta de la República el 10 de enero del primer año de su período constitucional, mediante juramento ante la Asamblea Nacional.

“Si por cualquier motivo sobrevenido el Presidente o Presidenta de la República no pudiese tomar posesión ante la Asamblea Nacional, lo hará ante el Tribunal Supremo de Justicia.”

Teniendo en cuenta ese artículo, el exembajador de Paraguay en Naciones Unidas, Eladio Loizaga, manifestó al diario ABC Color que el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) tienen la obligación de castigar a Venezuela en caso de que se prorrogue el juramento.

Sin embargo, según reportó el diario Público, la procuradora general de Venezuela, Cilia Flores, cuyo cargo es equivalente al de fiscal general del Estado, aseguró que la salud del presidente representa un “hecho sobrevenido” contemplado en la Constitución y que el hecho de que sea un presidente reelecto marca “una gran diferencia” en el momento de interpretar la Constitución.

Antes de saber que Chávez no se presentaría a la juramentación el artículo que estaba bajo la lupa era el 233 y, en concreto, los dos primeros párrafos, que dicen así: “Serán faltas absolutas del presidente de la República: su muerte, su renuncia, o su destitución decretada por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia; su incapacidad física o mental permanente certificada por una junta médica designada por el Tribunal Supremo de Justicia y con aprobación de la Asamblea Nacional; el abandono del cargo, declarado como tal por la Asamblea Nacional, así como la revocación popular de su mandato.

“Cuando se produzca la falta absoluta del presidente electo antes de tomar posesión, se procederá a una nueva elección universal, directa y secreta dentro de los 30 días consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo presidente, se encargará de la Presidencia de la República el presidente o presidenta de la Asamblea Nacional.”

El problema radicaba en que para los chavistas el no asistir a la toma de posesión no suponía la “falta absoluta” del presidente y para los antichavistas era una importante muestra de esa falta.

Mientras tanto, la incertidumbre y las especulaciones sobre su salud no dejan de aumentar. Esto último después de que el ministro de Comunicación dijera el lunes que el presidente se encontraba en una “situación estacionaria”.

Para mañana, de momento, lo único que se sabe es que tendrá lugar una movilización popular convocada por Diosdado Cabello y que el presidente de Bolivia, Evo Morales, y el de Uruguay y pro témpore del Mercosur, José Mújica, viajarán a Venezuela para respaldar al gobierno de Chávez.

El controversial estado de salud del gobernante

Chávez, de 58 años, se sometió el 11 de diciembre en La Habana a su cuarta operación en un año y medio, dos meses después de ganar la reelección para un mandato de seis años.

El gobernante anunció el 8 de diciembre que le había reaparecido el cáncer en la misma región pélvica donde fue operado hace 10 meses atrás por una lesión similar y que debía someterse a una nueva intervención.

Por primera vez en año y medio de combate al cáncer, Chávez admitió que había riesgo de que quedara inhabilitado y dijo que de complicarse su situación el vicepresidente Nicolás Maduro, en el caso de llamarse a elecciones, sería el candidato del oficialismo.

Los funcionarios venezolanos dicen que el mandatario se está recuperando a pesar de que fue atendido de una severa infección respiratoria.

Desde que Chávez partió el 10 de diciembre a Cuba a operarse no se lo ha visto en público ni ha ofrecido declaraciones en los medios oficiales.

En total, según informó Europa Press, desde junio de 2011, cuando le fue diagnosticado el cáncer, el presidente de Venezuela se ha sometido a cuatro intervenciones quirúrgicas, a cuatro ciclos de quimioterapia y a seis de radioterapia.

Tanto el hecho de que esté siendo tratado en Cuba en lugar de en Venezuela como el hermetismo en torno a su estado de salud han suscitado duras críticas por parte de la oposición.

Su supervivencia es deseada por sus afines  y un dolor de cabeza para sus detractores. Como escribió el periodista español Isaac Rosa, colaborador del diario.es, “Al presidente Hugo Chávez muchos medios le tienen preparada la necrológica casi desde su llegada al poder hace 14 años. Y estos días están impacientes por ponerle la fecha y el punto final.”

(Con información de AP)