Reporte Indigo

Sospechoso de los ataques con bombas en Texas se inmoló antes de ser detenido

Un agente de policía de Texas ayuda a redirigir el tránsito cerca del lugar donde se registró una explosión en Austin, Texas, el 20 de marzo de 2018. (Jan Janner/Austin American-Statesman via AP)

La historia del hombre señalado como el sospechoso de causar temor en  Texas por una serie de ataques con paquetes explosivos llegó a su fin durante las primeras horas de este miércoles 21 de marzo, según informaron las autoridades de Estados Unidos.

El hombre, identificado como Mark Anthony Conditt, de 23 años, terminó con su vida haciendo estallar una bomba que se encontraba en su auto, antes de que fuera detenido por el elementos del escuadrón táctico SWAT, quienes le seguían la pista desde horas antes y esperaban el momento oportuno para ponerlo bajo custodia.

No dio oportunidad para tomar su declaración y por lo tanto no se conocen los motivos que lo llevaron a colocar cuatro paquetes explosivos que provocaron la muerte de dos personas y dejó a cuatro más heridos. El sospechoso murió inmolado, en las llamas que provocó el estallido de un artefacto que, se presume, él mismo fabricó.

En conferencia de prensa, el jefe de la policía de Austin, Brian Manley, explicó que las autoridades habían identificado al sospechoso en las últimas 24 o 36 horas y lo localizaron en un hotel de la carretera Interestatal 35 ,en Round Rock, un suburbio de la capital de Texas.

De acuerdo con sus palabras, la policía esperaba la llegada de vehículos balísticos cuando el coche del sospechoso comenzó a alejarse. Los elementos de equipos especiales que se encontraban en el lugar siguieron al auto, el cual que se detuvo en una zanja a un lado de la carretera.

Cuando efectivos de un escuadrón táctico SWAT se acercaron a él, el sospechoso detonó un explosivo dentro de su auto. El estallido derribó a un agente, mientras que otro disparó su arma, sin que se registraran heridos de bala. 

Las autoridades no confirmaron si el sospechoso era residente de la ciudad.

Desde el pasado 2 de marzo, la ciudad de Austin registró cuatro paquetes bomba que causaron dos fallecidos y cuatro heridos. Un quinto paquete estalló a primera hora del martes 20 de marzo en un centro de distribución de FedEx, cerca de San Antonio.

Manley dijo que se cree que el sospechoso fue el responsable de todos los ataques en Austin, aunque las autoridades reconocieron que era demasiado pronto para determinar si el hombre actuó solo y cuál fue su móvil.

“Nos preocupa que pueda haber todavía otros paquetes ahí fuera”, manifestó Chris Combs, jefe de la oficina del FBI en San Antonio.

Trump celebra muerte del sospechoso

El presidente Donald Trump, que había dicho que quienquiera que fuese o fuesen responsables de los ataques eran “obviamente un individuo o individuos enfermos”, tuiteó este miércoles: “EL SOSPECHOSO DE LAS BOMBAS DE AUSTIN ESTÁ MUERTO. ¡Gran trabajo de las fuerzas de seguridad y todos los implicados!”.

A primera hora de este día el Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos (ATF por sus siglas en inglés) dijo en Twitter que agentes federales y locales acudieron a la zona de la capital donde se había atrincherado el sospechoso.

El Departamento de la Policía de Austin dijo también en un tuit que estaba trabajando en una balacera con un agente implicado junto a la Interestatal 35.

Horas más tarde, emitió un mensaje en el que da recomendaciones de seguridad en caso de que los pobladores de Austin encuentren algún paquete que consideren sospechoso, ya que las autoridades temen que existan más explosivos en la ciudad.

PODRÍA INTERESARTE: ATACANTE ‘EN SERIE’ DE TEXAS ESTÁ “MUY, MUY ENFERMO”, DECLARA TRUMP

Exit mobile version