BUENOS AIRES (AP) — Argentina le solicitó formalmente a Gran Bretaña que interceda ante el laboratorio AstraZeneca por el incumplimiento en los plazos para la entrega de vacunas contra el coronavirus que se esperaban para marzo.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, y la asesora presidencial Cecilia Nicolini, quien lleva adelante las negociaciones con los laboratorios para adquirir dosis, trasladaron el pedido en una reunión que mantuvieron el lunes con el embajador británico en Buenos Aires, Mark Kent.

La vacuna británica fue desarrollada en una sociedad entre la Universidad de Oxford y el laboratorio sueco.


El país sudamericano firmó en agosto de 2020 un acuerdo para producir el principio activo del inoculante en un laboratorio privado argentino y enviarlo a México para su envasado y posterior distribución en Latinoamérica. A fin de año, se convirtió en el primer país fuera de Gran Bretaña en aprobar el uso de la vacuna.

Argentina esperaba para marzo las primeras de las 22 millones de dosis que le correspondían por este convenio. No recibió ninguna.

Una fuente del gobierno que pidió reserva de identidad, por lo delicado del asunto, dijo a AP que la ministra de Salud Vizzotti y la asesora Nicolini le trasladaron a Kent el malestar por el incumplimiento del acuerdo por parte de AstraZeneca y pidieron que el gobierno británico interceda ante el laboratorio para que Argentina “pueda retener parte de la producción del principio activo” y aplicarla a su población.

Lee también: ¿Qué pasó con la “vacuna latinoamericana” de AstraZeneca que producirían México y Argentina?

Las funcionarias también ofrecieron como alternativa que Argentina reciba las vacunas demoradas a través del fondo COVAX creado por organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud para abastecer de dosis a los países con menos recursos.
Por este mecanismo, el país sudamericano fue beneficiado con varios miles de dosis Covishield fabricadas en India con el mismo principio activo de la vacuna AstraZeneca, pero la grave situación sanitaria en este país asiático ha puesto un cerrojo a nuevos envíos.

AstraZeneca reconoció la demora y se comprometió la semana pasada a regularizar los envíos en el primer semestre de este año, aunque no dio fecha.


Con más de tres millones de contagios y casi 65 mil muertos, se acrecentó la presión sobre el gobierno de Alberto Fernández por la lentitud del operativo de vacunación. Hasta el momento se aplicaron 8 millones de vacunas sobre una población total de 40 millones. Apenas un millón de personas recibieron las dos dosis.

En este contexto de escasez, partidos de izquierda presentaron ante el Congreso un proyecto de ley para que se declare de utilidad pública al laboratorio local mAbxience, que produce el principio activo de la vacuna AstraZeneca en Buenos Aires, y así garantizar la vacunación de la población local.

El gobierno argentino por el momento apuesta por la diplomacia con Gran Bretaña, país con el que las relaciones han estado marcadas históricamente por el conflicto en torno a la soberanía de las islas Malvinas.


“Le solicitamos al embajador seguir buscando más y mejores oportunidades, entre ambos estados, a través de la Universidad de Oxford para poder explorar la posibilidad de ser parte de la cadena de producción de la vacuna, a corto y mediano plazo, no solo para la Argentina sino para Latinoamérica, pensando en el rol estratégico de nuestro país”, expresó la ministra de Salud en un comunicado.