¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Latitud
Nacional

GOP

Anticuados y desconectados

Andrea B. Assunto

La experiencia no siempre es un plus. Al menos no en el caso de la política y de un país que está en vías de diversificarse, como Estados Unidos (EU). 

Latinos, asiáticos y afroamericanos han consolidado su presencia sólida en el país norteamericano. Tanto, que ahora, junto con los jóvenes, forman el principal objetivo de los candidatos políticos. 

Un claro ejemplo es Bill de Blasio, quien apeló a las minorías en su campaña por la alcaldía de Nueva York. Y el 5 de noviembre, al ganar las elecciones, puso fin a la era Bloomberg . 


Nov 14, 2013
Lectura 9 min

La experiencia no siempre es un plus. Al menos no en el caso de la política y de un país que está en vías de diversificarse, como Estados Unidos (EU). 

Latinos, asiáticos y afroamericanos han consolidado su presencia sólida en el país norteamericano. Tanto, que ahora, junto con los jóvenes, forman el principal objetivo de los candidatos políticos. 

Un claro ejemplo es Bill de Blasio, quien apeló a las minorías en su campaña por la alcaldía de Nueva York. Y el 5 de noviembre, al ganar las elecciones, puso fin a la era Bloomberg . 

De Blasio refleja claramente que el Partido Demócrata ya entendió el impacto que tiene la diversidad de la población. Sin embargo, el Gran Old Party (GOP) es diferente, pues parece que se toma muy en serio el concepto de “viejo”.

“La gente me pregunta, ¿va a cambiar el Partido Republicano? No creo que lo haga. Alguien lo va a cambiar. Va a tener eventualmente un candidato que le diga a la gente que es diferente de los republicanos en Washington”, aseguró ayer David Plouffe, jefe de campaña del actual presidente de EU.

Y ese alguien puede estar entre las filas de jóvenes alineados para llegar al poder por parte del Partido Republicano, afirmó el asesor político en la conferencia “El camino al triunfo de Barack Obama”.

Esos posibles candidatos son los que admiten el matrimonio entre homosexuales, que están de acuerdo con la reforma migratoria y en pro de la diversificación del país, dijo en la conferencia organizada por Emex, Centro de Desarrollo Empresarial. 

“Nuestra nación está cambiando. Todos los países lo están haciendo. No puedo hablar formalmente por México, pero sí puedo hacerlo por Estados Unidos. Nuestra nación es más diversa. Los ciudadanos hispanos, latinos, están creciendo rápidamente. Los asiáticos están ganando importancia. Y desde el punto de vista político, el porcentaje de votantes afroamericanos es casi igual al de los blancos. Esto nunca había pasado”.

Estos grupos demográficos, antes considerados minorías, son los que buscan un cambio cuando eligen a quien ocupará la Casa Blanca. Son los que están provocando las derrotas electorales de los republicanos que no quieren abrirse a nuevas ideas. 

El mismo Chris Christie, gobernador reelecto de Nueva Jersey y favorito de la prensa para ganar la candidatura presidencial por el GOP, asevera que su partido debe acercarse a las minorías para ganar parte del territorio que actualmente tienen los demócratas. 

Todo muy bien, menos la política

“Tenemos muchas fortalezas en Estados Unidos. Un buen sistema educativo, el mejor sistema universitario del mundo, mucha innovación y nuevos emprendedores. Muchas cosas buenas están pasando. Ahora, lo que nos está deteniendo es el sistema político”, afirmó Plouffe.  

“Necesitamos mejores personas que busquen la candidatura”, agregó. 

¿Serán demócratas innovadores o republicanos renovados?

‘La mejor campaña política de EU’

Considerado como una de las personas más inteligentes de la década por The Daily Beast en el 2010, David Plouffe fue galardonado con numerosos premios por su manejo de la campaña presidencial de Barack Obama en 2008. 

Fue el hombre que llevó a la Casa Blanca a un afroamericano, al que casi nadie conocía, hijo de una estadounidense que se casó con un keniano que abandonó a su familia cuando Obama tenía 2 años. 

¿Cómo lo hizo?

En su conferencia de ayer, David Plouffe contó su experiencia al lado del actual mandatario estadounidense.

El reto comenzó con las primarias, elecciones a las que muy poca gente acude y en las que se enfrentaban a una candidata tan imponente como Hillary Clinton. 

Posteriormente, tenían que ganar los estados republicanos.

Decidieron llegarle a todos esos jóvenes que podrían convertirse en nuevos consumidores y, además, los invitaron a participar como voluntarios para que a su vez crearan una red de conocidos que votaran por el demócrata. 

La técnica era ir a donde ellos iban. Dejar de gastar dinero en anuncios de televisión y emplearlo en las nuevas redes de comunicación, así como buscar una relación más cercana con todos estos jóvenes. 

Eso es lo que, según Plouffe, le falta a los republicanos.

“Ellos no están tan conectados con la gente como lo están con el Tea Party”, aseveró. 

La estrategia

La idea base para lograrlo era tener una estrategia de largo plazo y aferrarse a ella sin importar las críticas. Siempre tener presente el beneficio que le otorgaría a la nación. 

Plouffe, su equipo y el candidato hicieron sentir a todos los voluntarios y trabajadores de la campaña que su trabajo era importante, que no debían rendirse si algo salía mal. Y para ello, la cabeza de la pirámide, los líderes, debían estar tranquilos ante cualquier situación. 

Por sus ideas innovadoras, Plouffe fue catalogado por Obama como “el héroe desconocido que construyó la mejor campaña política, creo, en la historia de los Estados Unidos”. 

¿Hillary vs. Christie?

El asesor político de Obama asegura que es una “estupidez” que los medios estén postulando a los candidatos para la presidencia, pues de aquí a ese entonces habrán pasado “300 vidas” políticas.

A pesar de esto, afirma que Hillary Clinton tiene posibilidades de ganar la candidatura demócrata para el 2016, si se postula. Si no lo hace, el que llegue debe traer a la mesa innovación y empatía con la gente. 

Esto se debe a que los estadounidenses están buscando un cambio, incluso de partido, así como lo hizo Nueva York con la elección de Bill de Blasio. Y aunque los demócratas tienen las mejores campañas, puede que surja el deseo de cambiar al partido que está en el poder. 

Abran las puertas 

La mentalidad de los ciudadanos estadounidenses ha cambiado tanto, que el hombre que lleva la batuta del país es un afroamericano. 

Se han abierto las puertas al liberalismo. 

En los años 40, los afroamericanos vivían segregados. Iban a escuelas diferentes, no se podían casar con alguien de raza blanca, se les podía negar un trabajo solo por su color y tenían restricciones para ingresar a las universidades. 

Como afirma David Plouffe, no podían comer en restaurantes, ir a hoteles, ni votar.

Y ahora uno de ellos ocupa la Casa Blanca después de ser reelecto en el 2012. 

“Esto es un mensaje que se da, especialmente a los niños, sobre las oportunidades que pueden tener”, dijo Plouffe. 

Como las que ha tenido un afroamericano, procedente de Hawái y con una familia diferente del estándar. 

Obama el empático

“Siempre tenemos que recordar la razón por la que estamos aquí”. 

Estas son las palabras de Barack Obama, a quien David Plouffe describe como un hombre empático.

Cuenta que a veces el mandatario llega a las juntas con cartas de la gente que proponen una idea o se quejan de algo. 

Esto fue lo que lo caracterizó desde el comienzo, porque quería un cambio para su gente y siempre pensaba más allá.  

“Es la misma persona que conocí hace 10 años”, asegura el asesor político, quien dice que la característica principal del presidente es su sentido del humor. 

Eso y el lazo que tiene con la gente lo llevaron dos veces a la Casa Blanca. 

Porque a pesar de que ha tenido sus altibajos, “hay una noción entre los estadounidenses de que Obama está tratando, tratando y tratando. No ha sido exitoso, pero entienden por qué no lo está logrando”. 

Que se esperen los migrantes

Después del shutdown, Barack Obama ha estado pujando por la reforma migratoria. Los demócratas lo consideran un paso importante para el avance del país. 

David Plouffe dice que es un fracaso que el Congreso no quiera abordar el tema. 

“Hasta que los republicanos no lo saquen de la mesa, no van a tener con qué seguir”, asegura. 

Agrega que esta reforma, que los republicanos quieren posponer hasta 2015, es vital para mejorar la economía del país. 

A los mexicanos, cubanos y colombianos no les interesa tanto el tema migratorio, sino la economía, pero para que esta avance, es imprescindible aprobar la reforma. 

Y la Cámara de Representates no tiene deseos de que eso suceda. 

“Sinceramente, voy a hablar muy claro, no tenemos ninguna intención de negociar la ley aprobada (en julio) por el Senado. Deben entender que queremos resolver este asunto, pero quiero hacerlo con sentido común y paso a paso”, declaró John Boehner, vocero de la Cámara de Representantes, el pasado 13 de noviembre. 

“La falta de tiempo y la proximidad de un año electoral hacen temer que solo aguardan obstáculos en el futuro de la reforma. La semana pasada, el republicano Mario Díaz-Balart, uno de los negociadores de su partido, declaró a The Washington Post que la ventana de tiempo para aprobar la legislación ‘se cerrará definitivamente’”, publicó el miércoles el diario El País.  

Diversos sectores de la sociedad están presionando para que se concrete la reforma, incluyendo a la cadena más famosa de comida rápida.

“Creo que es algo importante y vinimos representando a McDonald’s para añadir nuestra perspectiva sobre el estado actual del empresariado y lo que se puede hacer”, dijo Don Thompson, presidente de la multinacional el 6 de noviembre en una reunión con el mandatario estadounidense. 

Comentarios