Países ubicados en África Occidental, como Guinea, Sierra Leona y Liberia, corren un alto riesgo de sufrir una epidemia de ébola debido a que no se conoce el tamaño, origen y duración del brote que se reporta en la región, explicó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El crecimiento de este brote también se debería a la limitada capacidad de respuesta en el terreno, explicó el organismo.

Otra de las situaciones que abonará a la probable epidemia de ébola es el actual panorama en los sistemas de salud locales debido a la pandemia de COVID-19.

TE SUGERIMOS: ÉBOLA Y COVID-19 CRUCE DE EPIDEMIAS EN EL CONGO

También se suman los recientes brotes de fiebre amarilla y sarampión en la zona, señaló la organización basada en Ginebra, Suiza.

El pasado 14 de febrero, el Ministerio de Sanidad de Guinea informó a la OMS que un grupo de personas adquirió el virus del ébola tras asistir al  funeral de una enfermera.

Hasta el momento hay siete casos relacionados con este brote, surgido en Nzérékore, una región al sur del país.

Cinco de estos pacientes murieron y dos más son tratados en aislamiento.

Las autoridades sanitarias identificaron una red de 192 contactos con estos siete infectados, lo que acrecienta la preocupación por una alta transmisión, pues Nzérékore se encuentra junto a Liberia y Costa de Marfil.

Pese a las restricciones en las fronteras locales por la pandemia de COVID-19, la alta movilidad que se registra en la zona supone un riesgo para la expansión del ébola.

Por ello, la OMS llamó a países adyacentes a Guinea a prepararse ante una probable epidemia de esta enfermedad en sus territorios.