¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Latitud
imagen principal

Acosar un idioma

Mariana Recamier

Los ataques a hispanohablantes en Estados Unidos son actos que demuestran miedo a un sector de la población que ya no es una minoría. Ante estas acciones, los hispanos se defienden denunciando en redes sociales y con protestas creativas


Jun 5, 2018
Lectura 6 min
portada post

Cada vez es más común ver videos en las redes sociales de ataques contra personas que hablan español en Estados Unidos. De acuerdo a especialistas, el acoso a individuos que se expresan en este idioma es un acto que demuestra miedo a un sector de la población estadounidense que ya no es una minoría.

Una de los ataques más recientes contra hispanohablantes fue cometido por Aaron Schlossberg, un abogado que se convirtió en protagonista de un video en el que se quejaba de que empleados de un restaurante neoyorquino hablaran en español.

En la grabación, Schlossberg también amenazaba con llamar a las autoridades migratorias para denunciar a los empleados.

“Si ellos tienen las agallas de venir aquí y vivir de mi dinero, yo pago por su seguridad social, lo menos que pueden hacer es hablar inglés”, gritó el abogado en el local de Nueva York.

Una situación parecida tuvo lugar hace un par de semanas. Dos ciudadanas estadounidenses fueron detenidas por un agente de la Patrulla Fronteriza en Montana después de que las escuchó hablar en español en una tienda. Una de ellas grabó el ataque y el video resultante se hizo viral en redes sociales.

Estos dos eventos tienen en común que la discriminación se dio a partir de hablar en español y los videos que se grabaron fueron compartidos por miles de personas en internet.

Para explicar este fenómeno, César Rebolledo González, doctor en ciencias sociales y profesor en la Universidad La Salle, comentó que una de las primeras manifestaciones de rechazo a un sector de la población es expresar hostilidad contra su idioma, en este caso el español.

“La lengua es una cosmovisión, refleja una mirada sobre el mundo, resume muy bien nuestra cultura, nuestra tradición, nuestras creencias, nuestra idiosincrasia y de esta manera podemos entender porque causa rechazo”, afirmó el sociólogo.

El especialista explicó que estas acciones discriminatorias demuestran una profunda ignorancia sobre la composición de Estados Unidos porque este país está integrado desde su fundación por migrantes. Agregó que este fenómeno también representa el miedo de los estadounidenses blancos frente a los que no son como ellos.

“Esto no hace otra cosa más que hablarnos de miedo, en realidad el racismo es un mecanismo de defensa ante el encuentro con el otro y ese otro diferente marca amenazas simbólicas a lo interno”

- César Rebolledo González

Doctor en ciencias sociales

No se ataca a una minoría

Aunque se sigan dando brotes de discriminación bajo el argumento de que los hispanos son una minoría, los datos arrojan que este sector representa un porcentaje importante de la población de Estados Unidos.

58 millones de hispanos

Cincuenta y ocho millones de hispanos viven en territorio estadounidenses, según los datos del último censo de este país. Este sector constituye el 18 por ciento de la población total de la nación, un porcentaje mayor que el de las personas que residen en Texas, el estado más grande de la nación norteamericana.

18 por ciento de la población es hispana

Del total de hispanos, 42 millones dominan el español como lengua nativa y 8 millones de estadounidenses lo aprenden en todos los niveles de enseñanza, de acuerdo al artículo ‘El español en Estados Unidos’, cuyos autores son Darío Villanueva, director de la Real Academia Española, Juan Manuel Bonet, del Instituto Cervantes, y Jesús Andreu, de la Fundación Carolina.

42 millones de hispanos dominan el español

Además, circulan en Estados Unidos más de 800 periódicos en español, el mercado editorial en este idioma asciende a mil 200 millones de dólares anuales y un 80 por ciento de hispanos dispone de móviles inteligentes.

8 millones de estadounidenses aprenden español en todos los niveles de enseñanza

“La lengua representa una amenaza en una sociedad que se está modificando a partir de la migración… Eso hace que muchos sectores conservadores, blancos y que reivindican la supremacía se sientan amenazados porque la estadística dice que pronto ellos se convertirán en minoría, entonces estos acontecimientos hablan de una profunda cerrazón y una ceguera ante un cambio que está ahí a plena vista de todos”, declaró Rebolledo González.

+800 periódicos en español

Por otra parte, las acciones hostiles contra las personas que hablan español en Estados Unidos han generado respuestas inmediatas. Decenas de personas se concretaron días después de la agresión de Schlossberg frente a las oficinas del bufete en el que trabajaba. Estos individuos protestaron contra las expresiones racistas del litigante mediante una fiesta latina que incluyó mariachis que cantaron ‘Cielito Lindo’, ‘México lindo y querido’, entre otros himnos de la tradición mexicana.

“La respuesta de las redes hizo que este caso se volviera simbólico y que a partir de eso una bandera contra la discriminación se haya extendido más allá de la población latina… Este tipo de respuestas pueden contener el avance del racismo porque hacen pensar a estos actores dos o tres veces antes de hacer algo así”, opinó el sociólogo.

El profesor agregó que la posibilidad de que los hispanos graben las agresiones con celulares puede provocar que estas disminuyan. El especialista también mencionó que el video de Schlossberg provocó en algunos individuos un sentido de unidad y pertenencia a la comunidad latina a partir de que se construyó un enemigo en común concreto con un rostro, nombre e incluso dirección reconocibles.

“Esta posibilidad de defendernos con nuestros celulares puede hacer que de alguna u otra manera este tipo de abusos disminuya… En este caso el uso de las redes sociales es positivo porque se logra una comunión, se logra una unión”, aseguró el académico.

Más organización a partir de Trump

Por otra parte, Rebolledo González agregó que percibe que el nivel de ataques contra hispanos no ha aumentado a partir de que Donald Trump se convirtió en presidente de Estados Unidos, no obstante, afirmó que con la llegada del republicano a la Casa Blanca los hispanos están más alertas ante estas agresiones.

“Los estudios sobre linchamientos nos demuestran que los grupos de supremacía blanca siempre se han mantenido activos desde que se fundó la sociedad estadounidense. No es que se avive algo, sino que se hace más visible en el mundo digital y la postura de Trump nos hace estar un poco más alertas ante eso”, explicó el sociólogo.

El doctor en ciencias sociales concluyó que así cómo crece la percepción de racismo en Estados Unidos, también aumenta el número de personas que se organizan y tratan de contraatacar ante las acciones discriminatorias.

Comentarios