La relación de Venezuela y China continúa. A pesar de que el país petrolero enfrenta una crisis sociopolítica y China es señalado como una de las naciones más poderosas, ambos gobiernos tienen lazos en común. La unión entre estos países tomó fuerza durante la presidencia de Hugo Chávez y Hu Jintao.

El comercio chino-venezolano llegó a 7.5 mil millones de dólares en 2009, colocando a Venezuela como el segundo socio más importante para el país asiático.

En ese sentido, el presidente Nicolás Maduro partió ayer rumbo a China, donde espera avanzar nuevos acuerdos en el campo comercial, energético y financiero.

Desde 2008, Venezuela y China crearon un fondo binacional para el financiamiento de proyectos. El gobierno venezolano ha recibido más de 50 mil millones de dólares a través de ese apoyo, y ha ido cancelando el financiamiento con petróleo.

Venezuela está vendiendo al gigante asiático cerca de 640 mil barriles por día y, a futuro, pretende elevar sus ventas para los próximos años.


Respecto a la crisis humanitaria que vive actualmente el país sudamericano, China se ha mantenido distante. Incluso en el diario chino Global Times el país asiático reflejó su postura respecto a la situación del país latinoamericano

“China no interferirá en el proceso político de Venezuela o de cualquier otro país latinoamericano. Se espera que los países latinos puedan supera las dificultades y disfrutar de los beneficios de cooperar con China.

“Simplemente, la intervención directa no es el estilo diplomático chino, lo que en ningún caso significa que China guíe su política exterior por preceptos morales idealistas”, sentenció.